Poca endrina en el Iregua

Imagen de archivo de unas endrinas, listas para recoger en un arbusto. :: díaz uriel/
Imagen de archivo de unas endrinas, listas para recoger en un arbusto. :: díaz uriel

La merma ha resultado muy significativa en las zonas media y alta del valle, a donde muchos riojanos acuden a recoger los frutoscon que elaborar pacharán Las heladas del mes de abril arrasaron la flor del endrino

P. HIDALGO LOGROÑO.

La del 2017 no será una buena añada para el pacharán. Al menos en el Medio y Alto Iregua, zonas a donde muchos riojanos acuden a por endrinas, el fruto con el que se elabora este licor que en La Rioja se prepara fundamentalmente para consumo doméstico.

Las fortísimas heladas que sorprendieron en el mes de abril a estas áreas afectaron a los endrinos, menguando de forma muy significativa la 'cosecha' de esta fruta del bosque. En cambio, en otras comarcas de La Rioja este año abundan las endrinas e incluso se aprecian en mayor número que en ejercicios anteriores.

«La gente de Logroño que viene aquí al campo a coger no va a encontrar nada», advierte Pedro Calle desde Nieva de Cameros.

Él acostumbra a preparar litros de este licor, pero en el 2017 tendrá que ajustar su producción doméstica. «Como la flor del endrino sale muy pronto, normalmente se suele helar algo aquí; pero la helada de este año fue muy intensa. No ha dejado nada, salvo en algún mato resguardado», asegura. El hielo arrasó con la flor del endrino, como también impidió que prosperase la producción de otros árboles como el nogal. «Tampoco hay nueces», agrega.

En Nalda, localidad ubicada en un tramo más bajo del valle del Iregua, la situación no dista demasiado. «Las heladas han afectado a todos los frutos de hueso», apunta la secretaria de la Asociación PANAL, Raquel Ramírez. Así, esta campaña se han registrado «mermas increíbles» en cultivos representativos de la zona como la pera conferencia y la ciruela. Tampoco los endrinos han dado demasiadas endrinas.

En esta localidad, resulta más popular elaborar licor de guindas más que pacharán; pero también se preparan algunas botellas para casa.

En los últimos años, PANAL ha emprendido una iniciativa de reforestación del monte de Nalda con endrinos a partir de plantas que les entregan en La Fombera. «Hemos observado que son arbustos que empiezan a faltar», indica Ramírez.

Lo achaca en parte a la escasez de precipitaciones que se va agudizando con los años y a una «incorrecta gestión del monte», en la que señala que se da prioridad a los pastos y a la ganadería. «En La Rioja la producción de pacharán no cuenta con la misma importancia que en Navarra, por lo que el endrino no se preserva como allí», argumenta.

La asociación a la que pertenece apuesta por reforestar terrenos con este arbusto. «Se trata de uno de los primeros que florece y además es muy bueno para atraer abejas y, en consecuencia, favorece la polinización», expone como fortalezas de esta especie que considera que podría constituir «un nuevo aprovechamiento forestal».

Fotos

Vídeos