«La pobreza se ha cronificado y está pasando de padres a hijos»

Juan Antonio Meléndez, en su despacho. :: </p><p>Cáritas La Rioja/
Juan Antonio Meléndez, en su despacho. :: </p><p>Cáritas La Rioja

Cáritas La Rioja atiende a 220 familias integradas por 'trabajadores pobres' con ayudas al pago del alquiler y de los gastos energéticos y escolares

M. J. GONZÁLEZ LOGROÑO.

Los 'trabajadores pobres' se ven obligados a acudir a las ayudas externas para subsistir y Cáritas La Rioja es una de las principales instituciones que salen en su auxilio. Su coordinador general es Juan Antonio Meléndez, quien advierte de que la pobreza se está «cronificando» y, lo que es más preocupante, «transmitiendo generacionalmente de padres a hijos». Por ello Meléndez apela a la solidaridad de los riojanos para poder seguir apoyando a los hogares más necesitados de la región.

-¿A cuántos 'trabajadores pobres' atienden este año en la región?

-A 220 familias, de las que 60 son monoparentales, lo que supone el 7% del total de nuestra asistencia, frente al 6% del 2016. Se trata de hogares en los que los ingresos rondan los 628 euros, lo que es una cuantía insuficiente para sobrevivir cuando hay hijos. Estos datos son muy preocupantes porque confirman que la pobreza severa va creciendo año a año.

-¿Qué tipo de ayudas encuentran estas personas en ustedes?

-Fundamentalmente están dirigidas a la vivienda y, más en concreto, al pago del alquiler. Vienen a representar el 42% de nuestro gasto en asistencia. También destinamos otro 14% a los costes de la energía.

-¿Cómo repercute en los niños la situación de pobreza de sus hogares?

-Como sus padres tienen lo justo para el pago del alquiler y poco más, los pequeños se ven necesitados de material escolar, gasto al que destinamos el 15% de nuestras partidas. Esto viene a suponer unos 10.000 euros. Es un problema tremendo porque el empleo es precario, de baja intensidad, y de esa forma la pobreza no se erradica.

-¿Cuál es el perfil de estas familias?

-Además de crecer el número de hogares monoparentales ahora hay muchas familias nacionales. Las cifras casi se están nivelando con las de los inmigrantes, que al principio eran las que más demanda generaban.

'Competencia' entre pobres

-¿Cómo afrontan esta situación los 'trabajadores pobres'?

-Con una tremenda frustración porque no pueden vivir de una forma digna. Se sienten atrapados por un trabajo que no les da para mantener a sus familias, y tampoco tienen capacidad para conseguir algo mejor que les permita prosperar. En realidad estamos asistiendo a una especie de 'competencia' entre pobres. Es decir, entre los que no tienen empleo y los que lo tienen, pero no les da para subsistir.

-Las ayudas materiales de Cáritas son limitadas. ¿Cómo pueden apoyar los riojanos a esta institución?

-Hemos puesto en marcha la campaña 'Ayer, hoy y mañana' para concienciar de que, aunque las cifras macroeconómicas indican que hemos salido de la crisis, lo cierto es que la recuperación económica no ha llegado a la gente pobre y la pobreza se está cronificando. Y, lo que es peor: se está transmitiendo intergeneracionalmente de padres a hijos. Por tanto, la sociedad no debe bajar la guardia y los donativos siguen siendo muy necesarios. Desde Cáritas La Rioja también estamos desarrollando programas de formación y seguimos precisando de los voluntarios para llevar a cabo todas nuestras acciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos