La población agraria se estabiliza en el último lustro tras el fuerte bajón de la primera década del siglo

La población agraria se estabiliza en el último lustro tras el fuerte bajón de la primera década del siglo

Sólo viñedo, olivar, champiñón y setas crecen en los últimos 20 años, mientras que las cabañas ganaderas se llevan la peor parte

José Ignacio Gasco
JOSÉ IGNACIO GASCOLogroño

La población agraria riojana se estabiliza, e incluso apunta ligeramente al alza en el último lustro, tras el fuerte bajón sufrido en la primera década del siglo XXI. Hoy se celebra la festividad de San Isidro, patrón de los agricultores, y la estadística muestra una pérdida de casi 2.000 trabajadores agrarios desde finales del 2011 hasta abril de este año, según los datos oficiales de la Seguridad Social, pero, sin embargo, ha crecido en los últimos ejercicios.

En este sentido, si en el año 2011 había 9.688 trabajadores en el sector (5.382 por cuenta ajena y 4.306 autónomos), al año siguiente se produjo un importante retroceso hasta los 7.385 (3.147 por cuenta ajena y 4.238 por cuenta propia). Pero, con datos del pasado mes de abril, la población agraria se ha recuperado ligeramente respecto al 2012 hasta los 7.840 trabajadores (con 3.605 empleados y 4.325 autónomos).

Es decir, se aprecia cierto retorno a partir del año 2012 al campo, con un crecimiento incluso de los autónomos con respecto al 2011, aunque no han podido recuperarse, ni mucho menos, las contrataciones ni la actividad laboral agraria de la primera década del siglo.

Misa y procesión en San Asensio

Esta mañana, el consejero de Agricultura, Iñigo Nagore, acude a la misa de San Isidro en San Asensio (12.30 horas) para acompañar a los agricultores de la localidad tras la procesión del Santo. Con motivo de la celebración, la Unión de Agricultores y Ganaderos de La Rioja (UAGR) ha hecho también su propia lectura de la evolución del sector agrario riojano: «Un gran viñedo con algunas islitas de peras y olivar, rodeado de cereal y cada vez más llecos. Como único ganado, abejas, y ni rastro de otros frutales ni de productos hortícolas. Este es el futuro que le espera al sector agrario riojano, vista su evolución en los últimos 20 años».

La UAGR se remonta al año 1997 para hacer un análisis de la situación del campo, con una pérdida de casi 2.000 autónomos (agricultores profesionales), mientras que la superficie cultivable sólo ha bajado el 3%. La Unión analiza la evolución de cultivos en los últimos años, con una clara especialización en vid y crecimiento del olivar y, especialmente, champiñón y setas. En ganadería, sin embargo, bajan todas las cabañas, excepto la apicultura. La UAGR concluye que «la vida en los pueblos camina hacia su progresivo envejecimiento y abandono, dada la creciente carencia de servicios». «Cada vez más agricultores -continúa- viven en las cabeceras de comarca, e incluso en la capital, desplazándose cada mañana a su municipio de trabajo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos