«Si planteamos ahora volver a la jornada partida nos echan»

«Si planteamos ahora volver a la jornada partida nos echan»

Panti Ruiz de la Cuesta Director Siete Infantes de Lara

L.J.R. LOGROÑO.

Panti Ruiz de la Cuesta, director del colegio Siete Infantes de Lara de Logroño, aún recuerda el curso del 2006. Han pasado ya doce años desde que las familias del centro pusieran sobre la mesa la posibilidad de ser las pioneras en implantar la jornada continua. Y lo fueron. Votaron y aprobaron una medida que se materializó en septiembre del 2006.

«No fue un proceso para convencer a las familias sino un trabajo de información», explica. «Fueron los padres los que lo propusieron, creamos una comisión entre las familias y los profesores, recabamos la información, se trasladó al consejo escolar y al claustro y se votó. Apostamos por la jornada continua porque pensábamos que era positivo para el alumno», resume. Sobre todo para ellos, incide descartando que detrás del cambio hubiera intereses ocultos de los docentes.

Doce años después, con la jornada continua instaurada, a pleno rendimiento y sin voces críticas, también recuerda que entonces «el porcentaje de apoyo que exigía la Consejería era mucho mayor que el actual... pero salió. Sabíamos que siempre podríamos volver atrás si no funcionaba. Hicimos encuestas a los padres algún año después y el respaldo a la jornada continua fue incluso mayor». Esa posibilidad, la de desandar el camino andado, es inviable. «Si lo planteamos ahora, nos echan», dice entre risas.

Las clases en el Siete Infantes comienzan a las 9 de la mañana y se prolongan hasta las 14 horas. Los alumnos que van al comedor se quedan en el centro hasta las 15.30 o las 16 horas. «La medida es buena para los alumnos porque durante la jornada de la tarde se trabajaba en peores condiciones. La clave está en compaginar el horario con las materias para obtener los mejores resultados», explica.

«Los niños consiguen desconectar del centro, tienen más tiempo por la tarde para estudiar y para realizar alguna actividad extraescolar, comen con sus padres...». Todo ventajas, defiende. También, aunque dice que es quizá lo menos importante, para los profesores, que también 'desconectan' los días que no tienen que acudir al centro en sesión vespertina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos