Piden tres años por dañar y robar objetos históricos de un palacio protegido de Sotés

Vista del Palacio de Castelflorite ubicado en el corazón del casco urbano de Sotés. /justo Rodríguez
Vista del Palacio de Castelflorite ubicado en el corazón del casco urbano de Sotés. / justo Rodríguez

El acusado, sostiene el fiscal, actuó a modo de venganza antes de ser desahuciado y, entre otras acciones, arrojó ácido clorhídrico en las vigas del edificio y dañó el jardín

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

El Palacio de Castelflorite y Conde Garay está ubicado en el casco urbano de Sotés. Es una casa de dos plantas con balcones del XVIII, escudo de armas del XIX y en la que nació Domingo Dulce, a quien la reina Isabel II nombró primer marqués de Castelflorite. Está catalogado por el Plan General Municipal con Protección Integral grado 1 y esta mañana debía haber llegado al juzgado de lo Penal 1 de Logroño. F.J.R.S., anterior propietario del inmueble hasta su desahucio en junio del 2015, se sentará en el banquillo de los acusados. Pero en la vista previa de conformidad no hubo acuerdo y ya se avisó de que el acusado no iba a acudir este lunes, por lo que el juicio ha quedado aplazado aunque todavía no se conoce la fecha. El Ministerio Fiscal pide para él una condena de tres años de prisión como presunto autor de un delito de daños agravados por el uso de sustancias corrosivas y venenosas y por su especial gravedad y otro de hurto agravado por afectar al patrimonio histórico. Además solicita que se le imponga una multa de 5.400 euros.

Todo comenzó, dice el Ministerio Fiscal en su escrito de acusación, hacia el año 2003, cuando el inmueble fue embargado dentro de un procedimiento penal. Después de muchos avatares, el 5 de septiembre del 2013 la Agencia Tributaria subastó el inmueble que fue adjudicado a un nuevo propietario. Pero el ahora acusado, dice el Ministerio Fiscal, hizo caso omiso a esa adjudicación y continuó «detentando la posesión material de dichos inmuebles» hasta que el nuevo propietario interpuso una acción de desahucio y se fijó el lanzamiento de F.J.R.S. para el 3 de junio del 2015.

Pero antes de ese día «F.J.R.S. ejecutó, o encargó a terceros [...] determinadas actuaciones sobre las fincas con el único fin de perjudicar la propiedad ajena». Así, sostiene la acusación pública, en el interior de la casa palacio se derramó «ácido clorhídrico en diversas vigas y viguetas y en su pavimento» además de ocasionar «otros daños» en solados y tejado. De igual manera, el Seprona identificó «menoscabos en árboles y arbustos situados en el jardín del inmueble».

A todo ello, añade el escrito del Ministerio Fiscal al que ha tenido acceso Diario LA RIOJA, «el acusado ha retirado del citado inmueble diversos elementos incorporados al mismo, como puertas de acceso, chimenea-barbacoa, puertas de la carpintería interior, cerraduras antiguas de las puertas de entrada, instalación eléctrica, falso techos, ventanas, sombreretes de chimeneas, remates decorativos de los balcones, cubre bajantes de hierro...», daños que han sido valorados pericialmente en más de 90.000 euros.

Fotos

Vídeos