Piden 4 años para un imputado por traficar con anfetaminas

El imputado autorizó a dos agentes de la Policía Local a registrar su piso para enviar un informe a Urbanismo pero olvidó esconder los 18 gramos de anfetaminas que tenía en una habitación

L.J.R. LOGROÑO.

La Audiencia Provincial de Logroño juzgará este miércoles a J.Q.P., a quien el Ministerio Fiscal imputa un delito de tráfico de drogas que causan grave daño a la salud y para el que pide una pena de cuatro años de prisión y una multa de 1.200 euros.

Los hechos por los que se le juzgará se remontan a la noche del 8 de enero del 2015. Aquel día, cuando accedía al portal de un inmueble de la calle Marqués de San Nicolás de Logroño, se encontró con dos agentes de la Policía Local de Logroño. Los policías le explicaron, redacta la Fiscalía, que habían sido requeridos por un ciudadano, que se encontraba con ellos, para retirar sus enseres del piso en el que había estado alquilado.

Tras explicarles que ese inmueble era, precisamente, de unos familiares suyos y que portaba las llaves del mismo, «no tuvo inconveniente en acompañar a los policías y al antiguo inquilino hasta la vivienda para que retirara sus cosas».

Una vez en el interior del piso, los policías se percataron de que «el inmueble no constaba en el padrón municipal» y que presentaba un gran deterioro, por lo que le pidieron autorización para recorrer la vivienda y remitir un informe al departamento de Urbanismo del Consistorio logroñés. J.Q.P. no puso ningún reparo a los agentes, que fueron examinando las diferentes estancias hasta que llegaron a una habitación que estaba cerrada y que, tras la petición policial, el acusado abrió.

Al entrar al interior lo primero que hizo J.Q.P. fue intentar esconder una bolsita con droga que estaba encima de la cama. Fue en vano. Los agentes intervinieron 18,86 gramos de anfetamina, pequeñas cantidades de heroína, útiles para cortar la droga y otros elementos para preparar dosis antes de su comercialización.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos