La picaresca tras un accidente

Participantes en la jornada organizada ayer por Viamed-Los Manzanos. :: jonathan herreros/
Participantes en la jornada organizada ayer por Viamed-Los Manzanos. :: jonathan herreros

Buena parte de los engaños a las aseguradoras se valen de que algunos traumatismos menores no se pueden confirmar con pruebas objetivas La mayoría de fraudes al seguro en siniestros de tráfico se escudan en lesiones leves

PILAR HIDALGO LOGROÑO.

El 75% de las lesiones que se producen como consecuencia de un accidente de tráfico se corresponden con traumatismos leves y terminan con un diagnóstico de patología del raquis cervical, el más popularmente conocido como 'latigazo' o esguince cervical. Esta valoración se apoya en la sintomatología, ya que se trata de procesos clínicos que no se respaldan con pruebas objetivas. De ahí que, además de los más frecuentes, estén detrás de muchos de los casos de fraude ligados a siniestros que se dan en España contra los seguros.

Así se expuso ayer en la jornada 'Nuevo baremo y su aplicación en traumatismos menores del raquis vertebral. Gastos de asistencia sanitaria en siniestros de baja intensidad', que organizó el hospital Viamed Los Manzanos en colaboración con el Colegio de Abogados de La Rioja y la Fundación Ibercaja.

La cita de actualización médico-legal tuvo lugar en el Centro Ibercaja de Logroño y su inauguración corrió a cargo del director territorial de Viamed La Rioja, José Miguel Elícegui, y el decano del Colegio de Abogados de La Rioja, José María Cid. El consejero de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia, Conrado Escobar, intervino para clausurar el acto.

La jornada reunió a un amplio grupo de expertos, que abundaron en la asistencia y tratamiento a personas que han sufrido accidentes de tráfico. En este sentido, el coordinador del área de Tráfico de Viamed Salud, Manuel María Rodríguez, explicó que «la patología del raquis cervical es muy controvertida porque es sujeto y objeto de muchos casos de fraude contra el seguro en España».

Y es que, además de producir las lesiones más leves y frecuentes, «se trata de procesos clínicos difícilmente objetivables».

Rodríguez indicó, a su vez, que a partir del 1 de enero del 2016 entró en vigor un nuevo baremo en la valoración del daño corporal en los accidentados de tráfico. «El nuevo baremo actualiza una serie de tablas y medidas a la hora de cuantificar la indemnización por esas lesiones. Pero sobre todo la distribuye de otra forma, más ecuánime y acorde a la normativa europea», afirmó.

Finalmente, en la sesión también se habló de la asistencia sanitaria privada en el tratamiento a estos pacientes, que se articula en torno a un convenio entre las patronales del seguro, asociaciones de clínicas y el consorcio de compensación de seguros.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos