Pelotazos junto a San Millán

El frontón de Estollo, con el monasterio de Yuso al fondo y los montes Distercios cubiertos de nieve/Justo Rodriguez
El frontón de Estollo, con el monasterio de Yuso al fondo y los montes Distercios cubiertos de nieve / Justo Rodriguez

El frontón de Estollo, inaugurado en el 2016, se ha convertido en el centro de la última polémica por su afección al paisaje| El recinto deportivo se encuentra por unos metros fuera del área protegida por la Unesco

Pío García
PÍO GARCÍALogroño

El frontón de Estollo, un municipio de 102 habitantes situado a dos kilómetros de San Millán de la Cogolla, se ha convertido en un protagonista lateral de la reciente polémica entre Francis Paniego y la Consejería de Cultura. Lamentaba el cocinero riojano que, en el entorno de los monasterios riojanos, se hubiera consentido la edificación de una colosal mole de cemento: «Si se concede -decía Paniego- una subvención para construir un frontón que va a tapar un pueblo precioso como Estollo porque sus ciudadanos quieren un frontón, quizás alguien tendría que convencerles de que el frontón a lo mejor hay que hacerlo un poco más pequeño porque no juega tanta gente y en una zona menos invasiva. Proteger el paisaje debería ser responsabilidad de todos, todos deberíamos levantar la voz». También levantó la voz, y por el mismo motivo, Jorge Latorre, profesor de Gestión Cultural y Patrimonio Histórico de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid: «El frontón de hormigón destaca aparte del caserío como una mancha discordante en el valle, con la que sólo la torre de telecomunicaciones compite en fealdad».

El Gobierno regional, entonces dirigido por Pedro Sanz, destinó 170.000 euros para subvencionar la construcción del frontón, cuyo coste total ascendió a 189.250 euros. En la presentación del proyecto, el 30 de octubre del año 2014, el entonces consejero portavoz, Emilio del Río, insistió en que las obras iban a aprovechar el fuerte desnivel existente para «encajar el frontón sin que ello suponga un gran impacto visual».

La Unesco, al declarar un bien Patrimonio de la Humanidad, delimita dos áreas con diferentes niveles de protección: una 'zona central', que cubre los monumentos y su entorno más próximo, y una 'zona de amortiguación', en la que se debe observar un mayor cuidado ambiental. En el caso de San Millán de la Cogolla, el área extensa ocupa 260 hectáreas en torno a los dos monasterios. La propia Unesco vigila periódicamente el estado de conservación de los bienes inscritos en la lista y el cumplimiento de sus recomendaciones. El último informe referido a San Millán, datado en el año 2014, era altamente satisfactorio.

«El hormigón del frontón quedará cubierto por parras trepadoras, pero tardan tres o cuatro años en crecer» Ángel José Lerena | Alcalde de Estollo

¿Qué sucederá en la próxima revisión? Por lo que respecta al frontón de Estollo, según se desprende de la cartografía oficial colgada en la página de la Unesco, el frontón, aunque visible desde varios puntos elevados de los propios monasterios, se encuentra por unos metros fuera de los límites de la 'zona de amortiguación'. Fuentes de la Consejería de Cultura confirman este extremo y señalan que por esa razón no se necesitaba permiso alguno de la comisión de patrimonio para autorizar su construcción. De hecho, en el área de protección ya hay levantado otro frontón, el de San Millán, pero cuya edificación, en la zona de las huertas del río Cárdenas, es muy anterior a la propia declaración de los monasterios como Patrimonio de la Humanidad.

En Estollo, mientras tanto, piden paciencia. «La imagen será otra cuando crezcan las parras trepadoras que van a cubrir la pared de cemento, pero tardan algunos años en crecer», advierte el alcalde, Ángel José Lerena (PP). Lerena confirma que el pueblo está «encantado» con su frontón y asegura que «no había otro sitio» donde ponerlo.

El frontón fue inaugurado el 21 de mayo del 2016 y bendecido por el fraile agustino recoleto Jesús Lerena, hijo del pueblo y antiguo prior del monasterio de Yuso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos