El San Pedro crea la Unidad Infanto-Juvenil de Salud Mental por la «desbordante demanda»

José Ignacio Ceniceros, María Martín y José Miguel Acitores, ayer junto a responsables de Salud Mental y la nueva unidad del San Pedro. :: Juan Marín/
José Ignacio Ceniceros, María Martín y José Miguel Acitores, ayer junto a responsables de Salud Mental y la nueva unidad del San Pedro. :: Juan Marín

Con 700 nuevas consultas anuales, el nuevo servicio, que se pone en marcha el lunes, atenderá entre 140 y 160 pacientes

ROBERTO GONZÁLEZ LASTRA LOGROÑO.

El Hospital San Pedro pondrá en marcha el próximo lunes la nueva Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil para dar respuesta a una demanda asistencial que los especialistas en el área admiten que ha sido «exponencialmente fortísima» hasta desbordar el dispositivo existente hasta la fecha.

Con una media de 700 nuevas consultas anuales, el nuevo servicio, previsto en el III Plan de Salud Mental de La Rioja presentado hace justo un año, nace para, además de evitar la hospitalización, atender a entre 140 y 160 pacientes al año.

«Este nuevo servicio ambulatorio especializado permitirá ofrecer a los menores que lo precisen un tratamiento más intensivo que el que hasta ahora se podía dar en el centro de salud Espartero y en Atención Primaria y, a la vez, evitará los ingresos y hospitalizaciones innecesarias, lo que contribuirá a normalizar su situación», se felicitó el presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, quien visitó ayer, Día Mundial de la Salud Mental, la unidad acompañado por la consejera de Salud, María Martín; el director del Área de Salud, José Miguel Acitores, y los responsables de Salud Mental de La Rioja.

LAS FRASESJosé Ignacio Ceniceros Presidente del Ejecutivo riojano «Este nuevo servicio ofrecerá un tratamiento más intensivo y evitará los ingresos innecesarios»Miguel Ángel Ortega Jefe de Psiquiatría «Cuando se monta esto es porque tenemos una necesidad asistencial, porque tenemos pacientes»

«Con esta unidad se logrará compatibilizar las consultas y los tratamientos con los ámbitos fundamentales del desarrollo evolutivo del menor, como son su entorno familiar, escolar y social, para mejorar su calidad de vida y el de sus familias, favorecer su desarrollo y evitar su estigmatización», concretó Ceniceros, quien detalló que el servicio será atendido por un psicólogo y una enfermera y contará con un terapeuta ocupacional y un profesor dependiente de la Consejería de Educación.

«Cuando se monta esto es porque tenemos una necesidad asistencial, porque tenemos pacientes», aseveró, por su parte, Miguel Ángel Ortega, jefe de Psiquiatría, quien admitió que «la unidad de Salud Mental que teníamos y que seguiremos manteniendo en el centro de salud Espartero estaba desbordada».

Carencias existentes

El doctor agradeció el apoyo del Ejecutivo riojano para crear esta nueva unidad que «permitirá resolver las carencias asistenciales existentes y, además, evitará la hospitalización para que los menores puedan seguir con su vida normal en vez de rompérsela con un ingreso». Así, aclaró, el servicio ofrecerá una asistencia intensiva a los usuarios y también ayuda y protección a las familias de los pacientes, que son, recordó, «las que sufren muchísimo y que así podrán también asumir la parte que les corresponde dentro del tratamiento».

«Se está haciendo un gran esfuerzo por parte de la Consejería de Salud y el Gobierno de La Rioja para empezar a poner remedios de verdad a situaciones reales que existen, ya que durante años la visión adultomorfa establecida ocultó las necesidades que tenían muchos niños y sus familias», coincidió, por su parte, Carmen Medina, coordinadora de la atención infanto-juvenil en Salud Mental.

Entre los motivos para el «aumento exponencialmente fortísimo en la demanda en las consultas infantojuveniles de Salud Mental», la psiquiatra destacó «el cambio social demográfico y el cambio estructural de las familias, la forma de vivir, y una crisis económica que ha desestabilizado mucho a las familias». Tras defender que «no todo puede ser tratamiento ambulatorio o ingreso», consideró que la nueva unidad «tratará de tener una estructura que dé más solidez al tratamiento, más intensidad y pueda haber resultados mejores».

Finalmente, la psiquiatra Ana Díaz de Cerio, responsable del nuevo servicio, avanzó que se desarrollarán «intervenciones fundamentalmente grupales con los niños y adolescentes y con las familias, aunque con los programas adaptados a las necesidades de cada uno» y añadió que el nuevo dispositivo atenderá también los trastornos de la conducta alimentaria, con un programa específico y un comedor terapéutico.

Fotos

Vídeos