LA PATATA CALIENTE

JUAN QUINTANA - LA TRILLA

La patata se enfrenta a un año difícil. Es un sector que genera más de 20.000 empleos en toda España y que, como es bien sabido, está habituado a sufrir los llamados dientes de sierra. Esto supone una alternancia entre años buenos y malos, lo que genera una alta volatilidad de precios y una gran incertidumbre sobre las rentas del agricultor.

En esta campaña hay varios aspectos que la hacen especialmente complicada. Por un lado la presencia de patata francesa en el mercado. La llamada patata vieja está haciendo daño a nuestros productores, al entrar a bajo precio, a pesar de que los reducidos rendimientos en el país vecino no han compensado el aumento de su superficie cultivada. En el norte y oeste de Europa el incremento de superficie ha sido de más del 4,6% con respecto a la campaña anterior y del 8,3% sobre la media de los últimos cinco años. Se trata de patata conservada en almacén durante seis meses, de peor calidad que la patata de temporada española. La todavía escasa diferenciación por parte de los consumidores y su menor precio, hacen que ejerza una fuerte presión sobre el producto nacional.

En cuanto a la producción española, las singulares circunstancias climatológicas están produciendo variaciones sustanciales en las fechas de arranque en diferentes regiones, lo que genera un exceso de oferta. El retraso en el arranque de la patata temprana en la zona sur se ha solapado con los adelantos en la zona norte.

En La Rioja, la superficie cultivada de patata de media estación ronda las 820 hectáreas, y 400 en el caso de patata tardía, lo que suma la misma superficie que en la campaña anterior. Sobre la producción, todavía no hay estimaciones fiables, aunque los precios en origen están por debajo del coste medio de producción, que por término medio se sitúa entre los 12-15 céntimos de euro por kilo.

Una iniciativa que bien gestionada puede generar importantes beneficios al sector es la creación de una organización interprofesional. Entre otras utilidades, este tipo de organización intrasectorial puede ayudar a compensar el impacto de la patata francesa mediante la diferenciación y promoción de la patata nacional.

Fotos

Vídeos