A partir de ahora, por autopista

Señalización vertical en la N-232 a su paso por Calahorra advirtiendo de la nueva prohibición. :: m.f./
Señalización vertical en la N-232 a su paso por Calahorra advirtiendo de la nueva prohibición. :: m.f.

Poco tráfico de camiones en la AP-68 el primer día del desvío obligatorio del tráfico de la carretera Nacional 232 | El descenso de vehículos en la N-232 se empezará a ver a partir del lunes, primer día laborable tras entrar en vigor la medida

MARÍA FÉLEZ

Desde ayer los camiones de más de tres ejes no pueden circular por la carretera N-232 a su paso por La Rioja, dado que están obligados a desviar su trayecto por la autopista paralela, la AP-68, a cambio de una bonificación en el precio del peaje. Así lo establece el acuerdo alcanzado entre el Gobierno nacional y el de la comunidad de La Rioja, con el fin de atajar el incremento de la siniestralidad en esta vía, dado que en hasta un 75% de estos accidentes se vio implicado un vehículo pesado. Alrededor de 1.800 camiones deben dejar de transitar por la carretera nacional en su tramo riojano en virtud de esta medida, que se firma para un periodo inicial de cuatro años.

Ayer era el primer día en el que la nacional y la autopista cambiaban su paisaje habitual. Era sábado, eso sí, y ni por una vía ni por la otra el paso de camiones era constante. Una situación que empezará a cambiar a partir de mañana, primer día laborable después de la medida.

Diario LA RIOJA realizó ayer el trayecto entre Calahorra y Tudela por ambas carreteras; las dos casi vacías de camiones en uno y otro sentido, en una y otra vía.

Al coincidir en sábado, ayer tanto la N-232 como la AP-68 no tuvieron casi tráfico de camiones

En el tramo riojano de la N-232 se ha colocado señalización para advertir de la nueva prohibición.

El tramo entre Zambrana y Tudela es desde ayer obligatorio para la mayoría de los vehículos pesados y la N-232 en su tramo riojano lo advierte con señalización vertical en cada una de las posibles salidas que dan a parar a la autopista que va de Zaragoza a Bilbao. No es así en el tramo navarro, en el que no se intuyen estas señales en la zona entre Tudela y Alfaro.

Allí muy cerca de la entrada a la autopista de Tudela hay una pequeña gasolinera. «No teníamos ni idea de que ahora tenían que venir por aquí los camiones», advierte una de sus trabajadoras, que se enteraba entonces de la noticia. La obligatoriedad de que los camiones tengan que coger la autopista en Tudela fue debida a la cercanía allí de esta vía y la N-232. Es algo menos de un kilómetro lo que separa a una y otra vía en esa zona, una carretera amplia que puede albergar fácilmente la salida de los casi 2.000 camiones diarios que normalmente surcaban la N-232.

Después el conductor se encuentra autovía hasta que se llega al tramo riojano. Por allí el paso de camiones sí que era ayer constante. Una presencia que se disminuía al máximo en el tramo riojano. A penas tres vehículos pesados en los 30 kilómetros que separan Alfaro de Calahorra. Quizás algún despistado que aún no conocía la noticia, quizás algún camionero que debía utilizarla para llegar a casa o para descargar en alguna de las empresas de la zona. Porque los camiones, eso sí, podrán tomar la N-232 tanto para descargar como para repostar, una mínima parte de los que pasaban hasta ayer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos