El orgullo de ser riojano a 10.000 kilómetros

Ceniceros con un grupo de riojanos residentes en Chile / Alejandro Herrera

La colonia riojana se vuelca con la visita de Ceniceros, que prometió el regreso de ‘Volver a las raíces’

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

Cuando uno accede por primera vez al Estado Español ubicado en el barrio de Las Condes de Santiago de Chile, tiene la extraña sensación de cruzar en un par de pasos los más de 10.000 kilómetros que separan Santiago de Madrid y acceder a una España a pequeña escala: música de gaitas, frontones, un patio andaluz, un horreo... Todo es España pero en la tarde noche del martes (madrugada española) todo era riojano. Ese fue el idílico entorno en el que José Ignacio Ceniceros vivió los momentos más emotivos del viaje que desarrolla hasta el viernes por tierras andinas y en donde, además de reencontrarse con amigos que no veía desde 1992, cuando viajó en calidad de Senador, se reencontró con parte de su familia que reside en Chile.

Galerías

La Sociedad Benéfica La Rioja, que así se la llama la institución que agrupa a los riojanos que residen en Santiago de Chile, se volcó y le recibió en olor de multitudes con Jerónimo Sáenz, su presidente y como Ceniceros natural de Villoslada, a la cabeza.  Fue una explosión de riojanismo en toda regla. No faltó nada... ni nadie. Desde algunos veteranos de la emigración en Chile con lágrimas recorriendo su rostro a segundas y terceras generaciones de aquellos que a principios de siglo tuvieron que cruzar el charco que siguen sintiendo muy cerca a La Rioja. Por estar, allí estuvo también la que fuera primera vendimiadora de las fiestas de San Mateo, María del Carmen González, que lleva más de media vida residiendo en Chile.

En un discurso emotivo, Ceniceros traslado a la colonia riojana su orgullo y reconocimiento: «Sois los mejores embajadores de nuestra tierra. Sois a más riojanos que los que estamos allí y La Rioja no estaría completa sin vosotros», que recordó a alguno de los riojanos que han hecho historia en Chile.

Y para avivar esa ya estrecha relación entre Chile y La Rioja, Ceniceros se comprometió ante la colonia riojana a «intentar recuperar el programa Volver a las Raíces» para que los más jóvenes tengan la oportunidad de volar y conocer la tierra que vio nacer a sus antepasados. «Ha sido una tarde muy especial», completaba un no menos emocionado Jerónimo Sáenz, que agradeció la visita de Ceniceros y recordó el próximo centenario de la institucion que preside.

Un pedacito de Chile que ayer, más que nunca, fue orgullosamente riojano.

Fotos

Vídeos