La oposición rechaza la «injusta» fiscalidad de la ley de acompañamiento

L.J.R. LOGROÑO.

Salvadas las enmiendas a la totalidad del proyecto de ley de presupuestos le tocó el turno a la de medidas fiscales y administrativas. El resultado fue el mismo, pero con un matiz: Ciudadanos no se abstuvo sino que votó, de la mano del PP, contra las enmiendas a la totalidad presentadas por PSOE y Podemos.

Ana Carmen Sainz (Podemos) y Francisco Ocón (PSOE) fueron los encargados de defender la devolución de la norma al Ejecutivo. Así, desde Podemos se argumentó que «la clase trabajadora acabará pagando una fiscalidad injusta» que, aseguró Sainz, «desmonta el sentido redistributivo» del sistema fiscal. En esa línea, Ocón defendió que «empeora la progresividad de los tributos que pagan los ciudadanos» e hizo especial hincapié en que las arcas regionales «van a dejar de ingresar 12 millones de euros» por la bonificación del impuesto de Patrimonio. «Son 2.200 riojanos con un patrimonio superior a 700.000 euros que se ahorrarán unos 5.500 euros al año cuando la rebaja del IRPF dejará un ahorro para las cases medias de entre 20 y 30 euros anuales».

«Creemos que quien más gana debe cotizar más para que la progresividad impositiva sea real y caminamos en sentido inverso», dijo Ocón, que también alertó, entre otros aspectos, de una modificación legal prevista en la norma que permitirá la privatización de la gestión de servicios sociales.

Raquel Sáenz (PP) recordó a los partidos de la oposición que «las bajadas de impuestos previstas generarán actividad económica, crearán empleo y aumentarán la recaudación tributaria en el corto y medio plazo», mientras que Ubis hizo hincapié en «medidas paralelas» como la reforma de la ADER o el control de los convenios con los Ayuntamientos. El consejero de Hacienda, por su parte, fue especialmente crítico con PSOE y Podemos. «No tienen claro como funciona la economía», les dijo antes de recordarles que todas estas medidas «tendrán efecto en el 2019».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos