Once meses buscando un nombre

Los agentes buscan pistas en el lugar. Al lado, pruebas de ADN /  G.C.
Los agentes buscan pistas en el lugar. Al lado, pruebas de ADN / G.C.

La Guardia Civil identifica por el ADN de un diente el cadáver del hombre que fue succionado por un tren y que llevaba seis meses desaparecido Los restos hallados en febrero en Agoncillo pertenecen a un cubano de 28 años

LA RIOJA LOGROÑO.

2 de febrero. Un hombre pasea por Agoncillo, en una zona próxima a la N-232 y la línea férrea y se topa con algo que parecen ser restos humanos. Aquello estaba en tan avanzado estado de descomposición que ni tan siquiera se pudo saber si pertenecían a un hombre o una mujer. Seis meses llevaba allí y ayer, cinco meses después, la Guardia Civil comunicó que ha identificado los restos gracias a las pruebas de ADN realizadas a un diente recuperado en el cadáver. Se trataba de un varón de 28 años, natural de La Habana (Cuba) y residente en Logroño. La muerte le sobrevino cuando transitaba junto a la vía del tren al ser succionado por un convoy en marcha que le golpeó de forma violenta y le lanzó al vacío, narra la nota de la Guardia Civil. Su desaparición había sido denunciada en los últimos días de agosto.

El suceso fue recogido por Diario LA RIOJA que dio cuenta tanto del hallazgo del cadáver en una primera información como de la línea de investigación que se seguía, en otra noticia posterior. La hipótesis inicial ya barajó la succión por un tren y su lanzamiento contra un muro, algo que ha sido ratificado ahora.

La Guardia Civil recordó ayer el hallazgo fortuito de los restos por parte de un paseante en el kilómetro 398, de la N-232. Hasta el lugar se trasladaron agentes del equipo de Homicidios y del Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil en La Rioja.

Los agentes efectuaron una minuciosa inspección técnico-ocular en presencia de una comisión judicial y, una vez finalizada, se levantó el cadáver, que fue trasladado al Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de La Rioja para efectuar la autopsia.

Los primeros datos aportados por los forenses para la identificación del fallecido permitieron a los investigadores encontrar una coincidencia en la base de datos de personas desaparecidas, cadáveres y restos humanos sin identificar (PDyRH).

Esa coincidencia estaba relacionada con una denuncia de desaparición presentada en Logroño el 29 de agosto del 2016 y en la que la persona denunciante aportó su perfil genético (ADN) para su incorporación a esa base.

El cotejo de este ADN ha permitido, al Departamento de Biología del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil en Madrid, encontrar una coincidencia del 99,99 por ciento con el ADN extraído de una pieza dentaria de los restos hallados, que han resultado ser los de un varón de 28 años, natural de La Habana y residente en la capital riojana.

La Guardia Civil en La Rioja ha comunicado estos hechos a la embajada de Cuba en España

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos