«Ojalá todo el mundo se entere de que no se puede matar a un animal impunemente»

beatriz Martínez, presidenta de Animales Rioja./
beatriz Martínez, presidenta de Animales Rioja.
Beatriz Martínez / Presidenta de Animales Rioja

La asociación denunciante valora la importancia de la sentencia y recalca la necesidad de un protocolo de actuación en casos similares

Iñaki García
IÑAKI GARCÍALogroño

Beatriz Martínez es la presidenta de Animales Rioja y destaca la importancia de que, por primera vez en La Rioja, un condenado por maltrato animal esté obligado a cumplir su pena de cárcel. Aunque considera el castigo «irrisorio», espera que sirva para que crezca la conciencia social sobre la gravedad de este tipo de delitos.

- Desde Animales Rioja, ¿qué valoración hacen de la sentencia?

- Para nosotros es muy importante que se haya dictado la primera sentencia privativa de libertad en La Rioja por un delito de maltrato animal. Ojalá sirva para que todo el mundo se entere de que no se puede matar a un animal impunemente. Es necesario que se sepa que es un delito y que hay unas penas establecidas para estos casos. Del mismo modo, debe establecerse un protocolo porque hay muchos animales que han estado en la misma situación y no ha pasado nada.

«La pena de seis meses de cárcel nos parece irrisoria; hubo premeditación y alevosía»

- ¿Considera suficiente la pena de seis meses de cárcel?

- Es irrisoria. Esa persona lo hizo con premeditación y alevosía. Dejó a un animal morir durante tres meses, a sabiendas de que estaba allí. Él mismo dijo que le daba igual. Además, como está en prisión ya, no sirven de nada los tres años de prohibición de tenencia de animales. Tendrían que empezar a contar cuando él saliera de la cárcel. De cualquier manera, estamos contentos porque esta sentencia es un paso más hacia lo que buscamos, quizás sea muy chiquitito, pero por algo se empieza.

«Nos conformamos con que se cumpla lo establecido en el Código Penal»

- ¿Les gustaría que cambiara algo en la manera en la que se tratan estos casos?

- Sí. Reitero la necesidad de que se establezca un protocolo de actuación con animales. No existe en ninguno de los supuestos, ni cuando hay un atropello ni cuando se dejan abandonados en las casas, como en este caso. Imagínese que hay un problema con un animal en cualquier pueblo, nadie hace nada. Unos se pasan la pelota a los otros y al revés; y el animal se queda en el mismo sitio, sin que nada suceda. Los guardias civiles no llevan lectores de microchips y, además, no les dejan meter animales en sus coches; los ayuntamientos no se hacen cargo. A nosotros, mientras, sólo nos ponen trampas y no tenemos ni una sola subvención.

- ¿En qué se traduce esa falta de protocolo?

- A veces nos preguntamos si los de las protectoras somos los únicos 'colgados' que nos empeñamos en que se cumpla la ley y en que no se maten animales. De hecho, en muchas ocasiones se pide que se endurezcan las penas por maltrato animal, pero nos conformaríamos con que se cumplan las que se establecen actualmente en el Código Penal. Ya más adelante se soñará con aumentarlas. Es más, ya se ha hecho. Cuando nosotros comenzamos este proceso, la pena máxima de cárcel era de doce meses y ahora es de dieciocho. ¡Por algo será! Quizás esté aumentando la sensibilización de la población con estos casos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos