Ocho reclusos cumplen en Logroño penas por infracciones de tráfico

Agentes de la Guardia Civil realizan un control de alcoholemia. :/Justo Rodriguez
Agentes de la Guardia Civil realizan un control de alcoholemia. : / Justo Rodriguez

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

Quizá Farruquito sea el más conocido de los delincuentes viales que han entrado en prisión. En el 2003 atropelló mortalmente a un peatón cuando circulaba por Sevilla a más velocidad de la permitida, sin tener carné ni seguro. Además se dio a la fuga. Cumplió 14 meses.

Pero pocos son los infractores que ingresan en prisión. El propio Código Penal incorpora como alternativa la multa y los trabajos en beneficio de la comunidad. Un estudio de Línea Directa dice que más de un tercio de los delitos en España son contra la Seguridad Vial y concreta que a principios de año 1.127 conductores estaban cumpliendo condena, la mayor parte multireincidentes condenados por conducir sin carné, homicidio imprudente o dar positivo por alcohol o drogas. En La Rioja, según los datos de Instituciones Penitenciarias, ocho personas están ingresadas en la cárcel de Logroño por este tipo de delitos.

Expulsado de España

La multireincidencia podría haber llevado a un vecino de Logroño y nacionalidad boliviana al centro penitenciario, pero aceptó ser expulsado. Los hechos por los que fue condenado se remontan a febrero del 2016. A las 6.15 horas de aquel día fue sorprendido circulando por Villamediana de forma anómala y deteniendo su vehículo sin ningún motivo.

Dice el fallo que mostraba un aspecto cansado, rostro pálido, pupilas dilatadas y hablaba de forma pastosa e incoherente. Además arrojaba un fuerte olor a alcohol -«notorio a distancia», concreta el fallo- y deambulación oscilante. La prueba de alcholemia arrojó un resultado positivo de 0,80. A todo lo anterior hay que sumar que circulaba sin carné: había perdido los puntos en el 2011, no había hecho curso de reciclaje y otra sentencia penal le prohibía también conducir. La condena final fue de 15 meses de prisión que, con su conformidad, se acabó convirtiendo en la expulsión del territorio nacional.

Homicidio imprudente

Tampoco entró en prisión uno de los últimos condenados por homicidio imprudente, un conductor sin antecedentes que circulaba por la calle Portillejoo y atropelló mortalmente a una mujer que cruzaba el paso de peatones sobre la LO-20. El fallo dice que no prestó la atención debida y que «ni tan siquiera vio» a la viandante. Fue condenado a tres meses de multa a razón de 6 euros diarios (540 euros) y privado del carné de conducir durante 6 meses.

En todo caso, la condena más habitual es la de trabajos en beneficio de la comunidad. Al cierre del año pasado 215 condenados completaron su pena. La mayor parte de ellos (171) realizaron menos de 60 jornadas de trabajo mientras que otros 14 realizaron más de 200. Cruz Roja, Arad y Proyecto Hombre son algunas de las entidades que colaboran con este programa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos