Las obras para acabar la presa de Soto-Terroba se reanudan dos años después de su último parón

Máquinas trabajando ayer en la zona de la cola de la presa de Soto-Terroba. :: díaz uriel
Máquinas trabajando ayer en la zona de la cola de la presa de Soto-Terroba. :: díaz uriel

La actuación, que arrastra un retraso de un lustro, está a falta de unos trabajos complementarios que durarán casi tres años más

PILAR HIDALGO* VALLEIREGUA@LARIOJA.COMSOTO/TERROBA.

Parece que esta vez sí las obras del embalse de Soto-Terroba emprenden su recta final. Ayer las máquinas volvieron a trabajar en esta actuación, que no registraba movimientos desde la primavera del 2015 y cuya conclusión acumula un retraso de seis años desde el primer horizonte que la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) fijó para su entrada en servicio (2011, aunque luego se prorrogó al 2014).

Los trabajos se reanudaron ayer después de que el pasado junio el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) formalizase el contrato del proyecto de obras complementarias, los últimos trabajos que restan para que pueda entrar en servicio esta infraestructura que regulará el río Leza.

Actualmente, el grado de ejecución de la presa se sitúa al 97%. El 3% restante para su finalización depende de la realización de estos trabajos complementarios, que incluyen actuaciones tan importantes como el desvío provisional de la carretera LR-250 y, en consecuencia, la construcción de la variante definitiva de esta vía que vertebra el Camero Viejo.

LAS FRASES Pedro Cristóbal Alcalde de Soto en Cameros «Si el Leza se hubiera regulado antes, habría sido mejor para la pesca y el turismo» José Antonio Íñiguez Regidor de Terroba «Han destrozado nuestro entorno y no han invertido nada en las infraestructuras que nos prometieron»

Asimismo, contempla la implantación del plan de emergencias del embalse, el requisito previo imprescindible para la puesta en carga de la presa. También se acometerán varias acciones de restitución territorial en Terroba (el municipio más afectado por la construcción de esta infraestructura, ya que el pueblo se sitúa justo enfrente de la cola del embalse) como la mejora de la captación y el abastecimiento, la depuradora y un mirador; así como la regularización del vaso y varios remates en la presa.

Los trabajos integrados en el proyecto complementario cuentan con un presupuesto de 8,5 millones de euros, que se suman a los 21 millones que ya se han invertido en esta actuación, y un plazo de ejecución de 34 meses. Esto es, casi tres años.

«Aunque el plazo es largo resulta importante que empiecen las obras. Teníamos muchas ganas de ver trabajar a las máquinas», valoró el alcalde de Soto en Cameros, Pedro Cristóbal. Esta localidad, situada aguas abajo del embalse, no soporta el impacto de la actuación; salvo en determinadas zonas de su término. «A nosotros nos hubiera gustado que la obra se hubiera terminado antes, sobre todo porque los últimos años han sido muy secos, y si el Leza hubiera estado regulado, habría sido mejor para la pesca y el turismo», señaló.

Mucho más crítico se muestra José Antonio Íñiguez, regidor de Terroba. «Sufrimos un abandono y una desprotección total por parte de la CHE, el Gobierno de La Rioja y la Delegación del Gobierno. Estos trabajos han destrozado nuestro entorno y aquí no se ha invertido nada en las infraestructuras que nos prometieron: un depósito, un frontón y un albergue», denunció. Asimismo, criticó que al Ayuntamiento que encabeza «no le han informado del inicio de las obras, ni nos han enviado copia del proyecto». «Se están comportando con abuso de autoridad», afirmó; al tiempo que censuró que su Consistorio se tenga que hacer cargo de reparar algunas de las consecuencias de que las obras no hayan finalizado. «La acometida de agua al pueblo lleva cuatro años al descubierto, se ha roto tres veces y la hemos tenido que arreglar nosotros», protestó.

Fotos

Vídeos