«El objetivo de estos procesos está cumplido y sobradamente»

Enrique Stern. :: /Miguel Herreros
Enrique Stern. :: / Miguel Herreros

Enrique Stern | Fiscal superior de La Rioja

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

No hay pegas en el discurso del fiscal superior de La Rioja, Enrique Stern, sobre los juicios rápidos. El objetivo con el que se pusieron en marcha «está cumplido y sobradamente, lo que fue un experimento de agilización de la justicia ha sido la mayor revolución desde la publicación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal».

Firme partidario de su aplicación e incluso de aumentarla a otro tipo de delitos y penas, sólo encuentra un pero en este procedimiento que desembarcó en el sistema judicial hace casi tres lustros, «el embudo que se forma al final en los juzgados de lo penal, a falta del juzgado de lo penal número 3, donde quedan pendientes las ejecuciones de las sentencias». Esto a su vez provoca que se dilaten mucho en el tiempo el resto de juicios que no van por señalamientos rápidos.

En su opinión, se podrían ampliar estos procedimientos, por ejemplo, a los robos en establecimientos al público «que por razones de pena no son fáciles de conformarlos en el juzgado de instrucción y, sin embargo, sí son de averiguación sencilla».

La Rioja, apunta Stern, «es un buen ejemplo» en esta materia porque «se hace un gran esfuerzo», entre jueces, fiscales y abogados, «es una labor que ha costado mucho pero compensa por la seguridad jurídica que conlleva». «Que a un señor le cojan el viernes conduciendo sin carné y salga el sábado con la sentencia firme es un criterio de medida de seguridad y en definitiva de seriedad de país», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos