Un nuevo frente dejará a partir de hoy más nieve y frío intenso en La Rioja

Puerto de La Rasa /Juan Marín
Puerto de La Rasa / Juan Marín

La Aemet ha activado la alerta amarilla por temperaturas que pueden bajar hasta los ocho bajo cero mientras la cota de nieve cae a los 600 metros

LA RIOJALOGROÑO.

Parecía que había vuelto la calma pero un nuevo frente podrá dejar más nieve a partir de hoy en La Rioja. De hecho, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha activado la alerta amarilla por bajas temperaturas y por nieve que caerá por encima de los 600 metros.

En concreto, la alerta por nieve permanecerá activa desde las 15 horas hasta la medianoche de hoy y se podrán acumular hasta 7 centímetros de nieve. El aviso por frío afectará tanto a la ribera como a la Ibérica riojana. En la primera, el termómetro podría bajar hasta los 8 grados bajo cero, mientras que en la segunda se podrían registrar temperatura de 5 grados bajo cero.

En cuanto a la situación de ayer en las carreteras de la región, la red estatal recuperó totalmente la normalidad después de que el sábado la nieve colapsara la AP-68 y la A-12, (autovía del Camino) dejando atrapados a cientos de vehículos y obligara al corte de la N-111, que conecta La Rioja con Soria y Madrid.

Cuatro puertos de montaña permanecían ayer cerrados

En la sierra de Cameros el frío dejó importantes placas de hielo

No obstante, cuatro puertos de montaña de la red regional de carreteras continuaban cerrados al tráfico y era necesario el uso de cadenas en un tramo de la vía que llega a Castroviejo, según informó la Delegación del Gobierno de La Rioja en un comunicado.

En la LR-340, entre los kilómetros 7 y 11, entre Santa Coloma y Castroviejo, aunque se podía circular, era obligatorio el uso de cadenas, y permanecían cerrados los puertos de Peña Hincada, en Ortigosa de Cameros (LR-232); Sancho Leza, en Laguna de Cameros (LR-250); Montenegro, en Viniegra de Arriba (LR-333); y La Pradilla, en Valgañón (LR-111). Además, era necesario el uso de cadenas en el alto de La Rasa, en Muro en Cameros, entre los kilómetros 8 y 14.

En la zona de la sierra de Cameros, una de las más afectadas por la intensa nevada y las bajas temperaturas, la situación era ayer mucho más tranquila que el fin de semana, cuando la nieve dejó espesores próximos al metro en algunos municipios. No obstante, las bajas temperaturas favorecieron la formación de placas de hielo en distintos tramos de carretera por los que era más complicado circular.

En cuanto a Murillo de Río Leza, en el cruce de los ríos Jubera y Leza, ayer no había riesgo de inundaciones, aunque el Jubera que habitualmente está seco, lleva dos días con agua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos