Una normativa bienvenida

De izquierda a derecha, los productores ecológicos riojanos Leticia Zorzano, Ernesto Vicario, Alfonso Garrido, Laura Lahera y su esposo, Idoya Llobet y Gabriel Fabón. :: D.M.A.
/
De izquierda a derecha, los productores ecológicos riojanos Leticia Zorzano, Ernesto Vicario, Alfonso Garrido, Laura Lahera y su esposo, Idoya Llobet y Gabriel Fabón. :: D.M.A.

Los productores ecológicos riojanos opinan sobre la nueva legislación

DIEGO MARÍN A.

El pasado 19 de abril el Parlamento Europeo aprobó la nueva reglamentación sobre alimentos ecológicos como medida de apoyo a los productores y garantía para los consumidores. La opinión sobre esta legislación es dispar entre los productores amparados por el Consejo de la Producción Agraria Ecológica de La Rioja.

Laura Lahera, responsable de la granja avícola Biopio de Alberite, considera que la normativa aprobada es necesaria: «Todo lo que favorezca el control sobre producción y etiquetado de alimentos ecológico es importante para garantizar la calidad del producto y, sobre todo, para informar al consumidor de lo que compra». Eso repercute en el impulso al consumo ecológico. «Muchos consumidores no saben muy bien la diferencia que hay entre un alimento convencional y otro ecológico, por eso es necesaria la información de qué es la producción ecológica, cómo se lleva a cabo, qué controles tiene, cuál es su calidad y qué beneficios aporta al medio ambiente, a los animales y al consumidor final», considera Laura, convencida, además, de que «las etiquetas deben de ser claras y diferenciadoras».

Azafrán Castillo Aguasmansas
Leticia Zorzano.
Sidra la Demanda
Ernesto Vicario.
Panadería Cumpanis
Alfonso Garrido.
Granja Biopio
Laura Lahera.
TomatEco
Idoya Llobet y Gabriel Fabón.

Una opinión similar tiene Ernesto Vicaro, de la Sidra la Demanda de Canales de la Sierra: «Es necesaria y consideramos que va a favorecer e impulsar el consumo». «Son muy importantes los controles periódicos con el fin de evitar fraudes», expone Ernesto Vicario. En resumen, este productor ecológico riojano declara que «lo importante es que se cumpla con todo su rigor para conseguir que cada día haya más agricultores y ganaderos ecológicos, nosotros creemos en la agricultura ecológica y con esta técnica se puede conseguir que la alimentación mundial sea más sana y suficiente para alimentar a toda la población».

Leticia Zorzano, del azafrán Castillo de Aguasmansas en Agoncillo, piensa que «es buena idea que exista control en el etiquetado de los productos ecológicos, que aporte información al consumidor sobre su origen, sistema de producción y características diferenciadoras de otro tipo de productos, muchos de los cuales no son tan saludables como nos hacen creer».

Idoya Llobet, agricultora junto a Gabriel Fabón en la huerta TomatEco de Albelda, advierte de que «algunos aspectos ya se cumplían, lo que se refiere a los controles anuales y la contaminación cruzada por cercanía con productores convencionales», pero piensa que «las nuevas facilidades de conversión a ecológico permitirán aumentar el número de productores, algo que mejorará la condición de los que ya lo somos». «Es interesante que se plantee una normativa para favorecer la calidad del producto ecológico en Europa», declara Idoya Llobet. Por tanto, la esperanza de esta agricultora ecológica riojana es que, «a partir de ofrecer un producto bajo una normativa común y controlada en las importaciones, el consumidor adquiera una mayor fiabilidad y haya más confianza en los productos ecológicos».

Al otro lado de la balanza, el panadero Alfonso Garrido, de Cumpanis, cree que la nueva normativa europea «no servirá de mucho».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos