En Nochevieja... de casa rural

Los padres van organizando para que todo quepa en el frigorífico. /Sonia Tercero
Los padres van organizando para que todo quepa en el frigorífico. / Sonia Tercero

La moda de pasar el último día del año entre amigos se impone en las casas rurales| El 84% de los establecimientos rurales de la región están ocupados durante estos últimos días del año

María Félez
MARÍA FÉLEZAlcanadre

Llega el último día del año y con él una infinidad de tradiciones que se imponen según donde uno viva. Llevar algo rojo, introducir el anillo en la copa de cava, barrer la casa o comer lentejas... También el lugar donde cenar cambia según el momento.

Los últimos años se impone pasar la última noche del año en cuadrilla pero en una casa rural. Así lo demuestran los números que hablan de un casi lleno en las que existen en los municipios riojanos. Una tradición que va en aumento. Eso es lo que hacen estos días Mario y Cristina, Javi e Isa, Eduardo y Laura y Carlos y Patricia con sus hijos (Román y Carla, María y Pablo, Sara y Sergio y Alberto y Paula). Son dieciséis y qué mejor que un sitio amplio donde despedir el año.

Acaban de llegar a la Antigua Bodega de Alcanadre. Mientras unos van descargando los coches, otros van recolocando la comida en el frigorífico. Dos aún no han llegado. Son autónomos, tienen que trabajar también el viernes por la tarde. Todos llegan desde Teruel, de Monreal del Campo, y es el tercer año que se juntan para pasar la Nochevieja. Cada vez en un sitio distinto.

«Aquí no hay anfitrión y por lo tanto todos nos ocupamos un poco de todo lo que hay que hacer» Patricia | Turista en Alcanadre

«Nosotros nos quedábamos solos muchas nocheviejas y decidimos que era una buena solución poderla pasar juntos, especialmente por los críos que se lo pasan en grande cada año», comenta una de ellas.

Además todo es mucho más cómodo y más compartido. «Aquí no hay anfitrión y por lo tanto todos nos ocupamos un poco de todo», comentan mientras van preparando la merienda de los más pequeños que ya andan correteando por el inmenso jardín de la casa.

No es la primera vez que vienen a La Rioja. «Habíamos estado antes en plan turismo enológico, sólo los mayores; pero nunca habíamos venido a una casa rural», comenta. Reconocen que buscaron algo más cerca de su localidad pero cada año es más complicado encontrar casa rural por estas fechas. «Este año lo buscamos en el puente del Pilar y ya tuvimos algunos problemas, es verdad que como somos muchos necesitamos siempre una casa grande», explican.

El menú ya está organizado. Nada se escapa a la improvisación. «Para comer el último día del año es tradición el arroz con bogavante y para cenar tenemos muchos entrantes (cigalas, langostinos...) y carrilleras guisadas», van detallando. Tampoco faltan las uvas ni las primeras cervezas que ya se han abierto al calor del que estos días será su hogar. Bienvenidos a La Rioja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos