La primavera de los niños con móvil

La primavera de los niños con móvil

Los teléfonos se popularizan como regalos de comunión y los expertos advierten de sus riesgos y de la necesidad de control parental | Siete de cada diez niños riojanos de 10 a 15 años tiene móvil. Detractores y partidarios abogan por un uso racional

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

Eran adolescentes y en las duchas del gimnasio fotografiaron a sus compañeros. En poco tiempo las imágenes se propagaron por las redes sociales como la pólvora. El caso acabó con una denuncia de los padres de los menores fotografiados. En otra ocasión, una niña y un niño de 10 y 11 años, respectivamente, se enviaron mutuamente por la aplicación whatsApp una instantánea de sus cuerpos desnudos. El asunto no fue a mayores y los padres frenaron la difusión antes de que se produjera. Estos son sólo dos ejemplos extremos de situaciones reales vividas en La Rioja que, aunque afortunadamente no son habituales, tienen un nexo en común: el teléfono móvil. Un dispositivo del que, según se desprende de la última encuesta sobre equipamientos y uso de tecnologías de la información y comunicación en los hogares que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE) ya disponen en esta comunidad 13.144 niños de 10 a 15 años, es decir, siete de cada diez chavales de todos los que se encuentran en esa franja de edad tienen ya su terminal. Y aunque no hay datos a edades más tempranas, lo cierto es que los móviles se han convertido en el regalo estrella en la primera comunión.

Señales de alerta y pautas de prevención de Eduardo Fonseca, profesor de Psicología de la UR

-¿Cómo saber si tu hijo es un tecnoadicto?
1 Señales de alerta
Duermen menos de cinco horas por estar conectados, descuidan otras actividades como estudiar, la familia e incluso la higiene, sus familiares cercanos se quedan del uso excesivo que hacen de Internet, están pensando continuamente en estar conectados, mienten sobre el tiempo que utilizan las nuevas tecnologías y se aislan.
2 Pautas de prevención
Limitar el uso de los aparatos y pactar las horas de uso con los hijos. Nunca debería exceder de una hora y media o dos al día y los fines de semana se podría ampliar un poco más. Fomentar la relación con otras personas, estimular el diálogo sobre las redes sociales en el seno de la propia familia, potenciar otras aficiones, como lectura, cine y deportes, controlar el contenido que visitan los hijos con sus móviles y que el ordenador esté en lugares comunes y no en la habitación.
3 ¿Qué hacer si se detectan señales de alarma?
Si es el profesor el que lo detecta, podría derivar el caso al orientador, que es quien tiene habilidades y herramientas para solucionar este tipo de problemas. Si lo detectan los padres, deben acudir a los profesionales competentes, como psicólogos o psiquiatras.

Comparados con el resto de regiones, los pequeños riojanos no son de los más 'movilizados'. Ocupan el sexto puesto en una tabla que encabezan los aragoneses (77,9%), seguidos de los vascos (77,5%), de los extremeños y valencianos (75%) y asturianos (73,3%).

Profesores, abogados, Guardia Civil, Policía Nacional y psicólogos valoran para este diario si es oportuno o no que los pequeños de casa tengan su propio dispositivo y todos coinciden en que no hay que conjurar contra las nuevas tecnologías y abogan por su buen uso y, sobre todo, por la moderación, en la que, como en todo, está la virtud. En general creen que es posible combinar su uso para el ocio y fomentar su lado más didáctico. De hecho, en La Rioja algunos profesores ya examinan a sus alumnos con pruebas tipo test a través de la aplicación Kahoot instalada en sus móviles.

Algunas cifras

17.888 niños usuarios de ordenador los últimos tres meses, según la encuesta sobre equipamiento y uso de tecnologías en el Hogar INE.

17.106 Total de niños usuariosde Internet en el últimotrimestre, de acuerdo conla misma encuesta del INE.

94,9% del total de niños que hanaccedido a Internet aseguraque lo ha hecho desde lavivienda de familiares y amigos.

68,2% Casi siete de cada diez chavales comenta que ha usado Internet desde el centro de estudios.

35,3% es el porcentaje de chavales que se conectan desde centros públicos, el 12,5% lo hace desde cibertecas y el 21% desde otros lugares.

13.144 Total de niños de entre 10 y 15 años que dispone de teléfono móvil en La Rioja.

José Luis Rabadán Presidente ARAD

«No hay noción de cuándo es demasiado»

«No se puede ir contra los tiempos, pero se puede hacer que los utilicen de forma racional», apunta José Luis Rabadán, presidente de la Asociación Riojana para la Atención a personas con problemas de Drogas (ARAD). Para favorecer este uso lógico, basta con introducir una serie de pautas, como dejar el teléfono en otra habitación mientras el chaval está estudiando «porque si lo tienes al lado, aunque esté en silencio, estará emitiendo esas vibraciones que te desconcentran del todo», apunta. También considera interesante que los padres hagan uso del control parental para restringir el acceso a determinados contenidos.

El uso excesivo de los terminales es algo que preocupa a los padres, pero «como es algo tan incipiente no hay noción de cuándo es demasiado», sostiene Rabadán. La línea entre el abuso y la adicción es muy fina y esta se puede convertir en un problema, especialmente para personas con la autoestima un poco baja que sienten ansiedad cuando, por ejemplo, escriben un wasap y «no les ríen las gracias o no les dicen que es grande».

Precisamente, en la sede de ARAD en Logroño hace más de un año atendieron a una adolescente que «había convertido una herramienta que sirve para comunicarnos en algo que le había provocado lo contrario, no comunicarse con los iguales», explica. El whatsApp era un droga para esta joven a la que cada día se 'enganchaba' durante horas. «Cada vez que no le contestaban tenía un cuadro de ansiedad, sudoración y nerviosismo, incluso recurría a la violencia cuando le quitaron el teléfono», describe. Un año de terapia y muchos malos momentos después, la joven logró rehabilitarse y hoy hace un uso moderado de una aplicación inofensiva para la mayoría de personas.

Ahora, en ARAD han puesto el foco en las adicciones a las apuestas deportivas 'on line', que actualmente están en aumento. De hecho, este colectivo trabaja junto a otras 250 organizaciones del país en un protocolo con la Universidad de Valencia y, en concreto, con el catedrático Mariano Chóliz, para tratar este tipo de problema.

David Maeztu Abogado

«Hasta ahora ha sido un poco la ley del oeste»

¿En qué marco legal nos movemos cuando hablamos de móviles y menores? David Maeztu, abogado especialista en propiedad intelectual, asegura que «hasta ahora ha sido un poco la ley del oeste, había ley pero era muy complicado velar por el control». En España, por ejemplo, a partir de los 14 años los menores pueden dar su consentimiento y aceptar el tratamiento de sus datos sin que necesiten la autorización de los padres. No obstante, en la actualidad se estudia rebajar la edad a los 13 años.

Sea como fuere, la ley española al respecto es bastante tibia. «No hay un control ni existe la posibilidad de comprobar que el menor accede con el consentimiento de los padres», apunta. Tal es así que hay páginas en Internet en las que se puede introducir la fecha de nacimiento y «lo mismo puedes poner 1950 como 2013. No es sencillo de controlar y al final eso provoca que los menores tengan acceso a todo tipo de aplicaciones». Otra cuestión añadida es que muchos padres no saben cómo configurar los controles parentales, pese a que cada vez existen más.

Maeztu también alerta de la proliferación de empresas dedicadas a recopilar volúmenes de información con el fin de ir empezando a tejer perfiles de los menores que luego se van a prolongar a lo largo de muchos años. Y aunque no hay que demonizar Internet, cree que hay que tener muy presente «que lo que se sube a Internet nadie te va a garantizar que no vaya a desaparecer y que dentro de diez años, cuando tu vida sea otra, tus preferencias sean otras o tu estado de madurez te permita tomar otro tipo de decisiones eso que has hecho va a seguir estando allí».

En relación al uso del móvil, en su opinión, uno de los mayores peligros es la extensión del 'bullying' «más allá de lo que hasta ahora había sido normal». Hasta el momento, si había algún problema en el colegio, cuando el niño iba a su casa se quedaba al margen de los compañeros que le estaban acosando, conseguía un espacio seguro. Ahora, al estar interconectados con sus redes sociales el acoso continúa fuera del centro, en el grupo de whatsApp, en Facebook, en Snapchat, «es un peligro que está ahí y se ve continuamente», resume.

Otro aspecto a tener en cuenta son las aplicaciones que los padres instalan en el teléfono de los hijos que permiten rastrear sus movimientos. Pues bien, también hay que tener cuidado porque pueden suponer una lesión de los derechos del menor y en ese conflicto entre la vigilancia que el padre debe hacer y el propio derecho al libre desarrollo del niño, los tribunales han venido entendiendo que sólo cuando existe una circunstancia que permita sospechar que hay un problema se pueden adoptar medidas que invadan la intimidad del menor.

Miguel Ángel Sáez Portavoz de la Guardia Civil

«No podemos regalarles un móvil y no enseñarles cómo funciona»

Desde la Guardia Civil son, probablemente, más conocedores que nadie de los peligros que hay detrás de los móviles y de ellos, según explica su portavoz, Miguel Ángel Sáez, alertan en unas charlas sobre Internet y sus riesgos dirigidas a alumnos, padres y profesores que están enmarcadas en el Plan director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en los Centros Educativos y sus Entornos.

En las charlas les alertan sobre el 'grooming', el 'ciberbullying', el 'sexting' y sobre el robo de identidad y hacen hincapié en que «la clave está en la educación porque no es posible que les regalemos un móvil y no les enseñemos cómo funciona», apunta.

Desirée Sánchez Resp. Participación Ciudadana de la Policía Nacional

«Ante lo que ocurría en las aulas se quedaba ahí»

Desirée Sánchez es la responsable de participación Ciudadana de Policía Nacional y la encargada de ofrecer unas charlas sobre los peligros de Internet en los colegios de Logroño. «Queremos hacerles ver que existen unos riesgos, que no sólo es conectarte a Internet». Por un lado están los riesgos económicos, por otro el 'ciberbullying' «porque antes lo que ocurría en las aulas se quedaba en las aulas y ahora los niños con edades muy tempranas ya sufren problemas psicológicos por este tipo de delitos a través de las nuevas tecnologías». También están los peligros sexuales porque en muchos casos «desconocen que aceptar una solicitud de amistad de alguien que no conocen y les puede conllevar un problema». En definitiva, «les hacemos ver que no hace falta irse a grandes ciudades o a otros países porque esas cosas pasan aquí en Logroño, en un porcentaje no muy alto». Lo fundamental es que siempre haya un control parental.

María Iturioz Profesora IES Gonzalo de Berceo, Alfaro

«Muchos padres no dejan que sus hijos lleven el móvil a clase»

María Iturrioz es profesora del IES Gonzalo de Berceo, de Alfaro, y en su caso el uso que hacen los chavales del móvil no es didáctico porque en su centro hay una normativa que prohíbe usarlos en el aula y en los pasillos. Sólo están permitidos en la entrada. Y aunque la mayoría cumplen las normas del colegio, siempre hay algún chaval que lo utiliza en espacios restringidos. Por lo general, los padres apoyan las limitaciones, incluso «muchos se anticipan y no dejan que lleven el móvil a clase», apunta.

Raquel Arrios Maestra Vélez de Guevara, Logroño

«Algo no hacemos bien cuando en el recreo hay chavales que usan el móvil»

Raquel Arrios, maestra en el colegio Vélez de Guevara defiende el uso didáctico del móvil en Secundaria: «Es muy útil porque hay aplicaciones en las que puedes hacer a los alumnos un examen tipo test y ellos lo pueden contestar desde el móvil», explica. «El problema está cuando se educa mal y algo no estamos haciendo bien cuando en el recreo hay chavales que están usando el móvil». En su opinión, en Primaria el móvil tendría que tener un uso muy limitado y en Secundaria «con unas normas preestablecidas y un uso adecuado».

Raúl Juan Profesor del IES La Laboral

«El buen uso lo pide la ley, lo único es poner el límite»

El móvil en el IES La Laboral sólo está permitido en en el patio, así lo explica Raúl Juan, profesor de este centro, y en algunas clases en las que se hace uso de él. Los profesores examinan ya a sus alumnos a través de la aplicación Kahoot una especie de trivial con preguntas y respuestas. «El buen uso lo pide la ley -detalla- lo único es poner el límite, que no lo saquen cuando no les has dado permiso».

Eduardo Fonseca Profesor de Psicología de la Universidad Rioja (UR)

«Hay que tener cuidado con problematizar todo»

Para Eduardo Fonseca, profesor de Psicología en la Universidad de La Rioja (UR) «hay que tener mucho cuidado con problematizarlo todo». Y es que el uso de las nuevas tecnologías es positivo porque «sirve para mejorar el rendimiento, tiene un uso lúdico, mejora la creatividad de los jóvenes y aumenta la motivación».

Lógicamente, también existe un lado negativo, aunque sólo un pequeño porcentaje de menores hace un uso inadecuado de las nuevas tecnologías. En estos casos, insta a estar pendientes de las señales de alerta para saber si los hijos tienen una posible adicción: privación de sueño, cuando duermen menos de cinco horas por estar conectados a la red, descuidan otras actividades importantes, como estudiar, la familia e incluso la higiene y la salud; están continuamente pensando en estar conectados y si no lo hacen, sienten malestar emocional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos