«La nena quiere estar conmigo cuando busca sentirse segura»

«La nena quiere estar conmigo cuando busca sentirse segura»

Begoña Eibar Madre en solitario

P. H. LOGROÑO.

Begoña Eibar llevaba ya tiempo separada y sus dos hijos eran mayores cuando comenzó con la acogida. La idea le había rondado antes por la cabeza, pero hasta finales del 2015 no consideró que había llegado el momento. Aunque la suya iba a ser una familia monoparental, no le asustaba. «Trabajo en educación, por lo que estoy acostumbrada a los niños», indica esta docente que, tras formarse en acogimiento, recibió una niña de 4 años.

«Me hace gracia porque mis hijos, con 29 y 27 años, podían ser más los padres de la nena que yo», señala. Sin embargo, la pequeña mantiene con ellos un vínculo «fraterno, de juegos y cosquillas» y con ella, el propio de una madre. «Es conmigo con quien quiere estar cuando busca sentirse segura», señala.

En el par de años que llevan juntas, Begoña ha visto «florecer» a su «nena». «La niña ha evolucionado mucho porque venía muy insegura y esa inseguridad la manifestaba motrizmente. Iba a andando y de cada cinco pasos, tropezaba tres», describe. Ahora en cambio, «anda en bicicleta y está aprendiendo a nadar». «Esto le ha dado una alegría enorme y está muy motivada». Un entusiasmo que también comparte Begoña, que ha iniciado el proceso para convertir el acogimiento temporal en permanente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos