Los negocios de la 232 insisten en los «escasos servicios» de la AP-68 a los transportistas

M. J. G.

logroño. La Plataforma de afectados por el desvío del tráfico pesado de la N-232 a la AP-68 insistió ayer en denunciar el «deficiente estado» en el que se encuentran las áreas de servicio de la autopista en La Rioja, por donde deben circular de manera obligatoria los camiones. A través de un comunicado, el colectivo que agrupa a los negocios de la carretera nacional perjudicados por la medida denunciaron ayer «repostajes más caros, servicios hosteleros de poca calidad y áreas de descanso sólo para los turismos».

Según la Plataforma, los transportistas intentan parar antes o después «por los deficientes y escasos servicios que ofrece la autopista» en su recorrido por La Rioja. Para respaldar su afirmación aportaron dos testimonios: los de «un transportista autónomo, Rafa Tello», y «un chofer de una empresa de transportes, Carmelo San Emeterio» que, según la plataforma, afirman que «los camioneros sólo queremos que nos dejen hacer uso de los servicios de la N-232» porque «de las tres áreas que hay entre Tudela y Zambrana, sólo funciona al completo la de Logroño, y allí sólo caben entre 20 o 25 camiones». Además, «vas y te asesinan con unos precios estratosféricos». Tello también apunta la falta de un sitio seguro para dormir, porque «nos pueden robar a la mínima. A mí me han robado gasoil en lo que va de mes en la autopista». En ese sentido, según los negocios afectados por el desvío, San Emeterio asegura que «han nacido bandas que se dedican a robarnos a partir de la medida».

La Delegación del Gobierno en La Rioja informó por su parte de que no tiene constancia de que existan bandas organizadas que asalten a los transportistas en la autopista. Asimismo afirmó que en los últimos dos meses sólo se ha denunciado un robo: un transportista rumano, que el 13 de diciembre recurrió a la Guardia Civil de Calahorra por el robo de un palé de botellas de vino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos