«Es necesaria una reforma electoral para reflejar qué es España sin distorsiones»

Garzón, en una visita anterior a Logroño. /Miguel Herreros
Garzón, en una visita anterior a Logroño. / Miguel Herreros

El líder de IU, Alberto Garzón, censura la gestión de la crisis por «las derechas» y urge al PSOE a apoyar la reforma electoral pergeñada junto a Cs para posibilitar otros escenarios

Teri Sáenz
TERI SÁENZLogroño

'¡Que no nos jodan la vida!'. Con ese rotundo título se presenta el acto público que protagonizó ayer en Logroño Alberto Garzón, donde el diputado por Unidos Podemos nacido en La Rioja desgrana la coyuntura nacional entre la rabia por la quiebra social que percibe y la urgencia de alternativas al actual Gobierno.

-¿Qué fue de la crisis?

-La crisis ha sido una estafa, como ha quedado claro para todo el mundo. Se ha producido la transferencia de recursos y dinero desde los más pobres a los más ricos, pero también ha sido una oportunidad para el cambio social en términos regresivos. La crisis ha sido vista por las élites como una ocasión para consolidar un modelo de precariedad no ya como algo temporal, sino continua. Como un estadio permanente de miseria e incapacidad para poder desarrollar un proyecto de vida digna. Eso es lo que más preocupa a IU y ante lo cual hace falta contestar ofreciendo alternativas y de forma organizada.

«El PSOE sabe que si quiere gobernar tendrá que acordar con otras fuerzas como la nuestra... o con el PP»

«Que coincidamos con Cs en la reforma electoral no tiene un fin instrumental, sino de regeneración democrática»

-¿En qué medida el conflicto soberanista en Cataluña ha marcado esa situación?

-Ha sido una oportunidad para las derechas, la española y la catalana, que se han fortalecido al dejar de hablar de las cuestiones sociales. Y eso ha sido culpa del independentismo y del nacionalismo español, tanto del PP como de Cs. Ante ello la izquierda tiene que ofrecer una idea de España que sea plural e IU quiere que Cataluña siga siendo parte de España; pero una España con derechos sociales, que es lo que no interesa a la derecha.

-No parece que ese discurso haya calado a la vista del retroceso electoral que sufrió Catalunya En Comú-Podem, la confluencia en la que participa IU, en las últimas elecciones del 21D donde se reforzó la polarización.

-Siempre que hay un escenario dominado por el nacionalismo resulta complicado para la izquierda hacerse escuchar porque se preocupa por las condiciones de vida de todo el mundo, no sólo de los que comparten un territorio o de una cultura. Eso dificultó mucho la campaña electoral y somos conscientes de que debemos insistir más en que tenemos un proyecto de país que para IU tiene un nombre: república federal de España.

-¿Es momento de revisar el acuerdo que mantiene IU con Podemos?

-Vamos a un ciclo electoral en el 2019 vital porque va a definir cómo se va a vivir en este país las próximas décadas y por eso resulta clave trabajar conjuntamente. Somos organizaciones distintas y tenemos que respetar esos espacios de diferencias trabajando juntos. Eso no es incompatible, sino que la colaboración entre dos organizaciones enriquece el proyecto común. Lo que hay que hacer a partir de ahí es ver como podemos mejorar cosas que quizás no han podido funcionar tan bien como nos hubiera gustado. Las confluencias del 2015 y del 2016 se formularon de forma muy precipitada, pero ahora hay tiempo de corregir lo que sea necesario.

-Muchas encuestas frenan la progresión de Unidos Podemos, que se ve incluso superado por Cs .

-Eso obedece a que estamos sufriendo aún la ola de la situación en Cataluña, un escenario como le digo muy complicado para la izquierda. No obstante, el último CIS da una leve subida para Unidos Podemos en paralelo a una rebaja en intensidad del conflicto catalán que ha permitido por fin hablar del precio de la luz, la precariedad laboral... Cuestiones que preocupan mucho más a la gente que las territoriales y permiten recuperar nuestra voz teniendo en cuenta que no hay en toda Europa un espacio de izquierda política con tanto potencial como es Unidos Podemos. Eso no significa que haya que mejorar cosas, pero sin ansiedad. El camino es largo.

-¿Es también la reforma electoral que han acordado con Cs una vía para ganar mayor cuota de poder?

-La reforma es necesaria para que el Parlamento refleje lo que es la sociedad española sin distorsiones y puedan abrirse así muchas posibilidades de cambios en el Gobierno. En las elecciones del 2015, a IU nos costó 500.000 votos cada escaño mientras que al PP y el PSOE del orden de 60.000. Resulta evidente que la ley actual es injusta y debe modificarse. Por eso espero que los socialistas, que son clave para este cambio, la apoyen. Más aún cuando es un compromiso de Pedro Sánchez.

-¿Cederán los grandes partidos a modificar un sistema que les ha beneficiado históricamente?

-Si se hubiera hecho esta reforma antes, el PP no estaría gobernando y lo estarían haciendo otros, incluido el PSOE. Todos los socialistas, excepto algunos de la vieja guardia, saben que si quieren gobernar algún día deberán hacerlo en acuerdo con otras fuerzas, entre ellas la nuestra. Y eso va a ser más fácil cuando haya un Congreso que refleje el escenario real de España. De lo contrario tendrían que hacerlo con el PP.

-Dos partidos tan antagónicos como Unidos Podemos y Cs han sido capaces de superar sus diferencias para ganar escaños.

-La reforma electoral es algo que en IU pedíamos desde tiempos inmemoriales, cuando Cs no era siquiera un embrión. Que coincidamos ahora no busca un fin instrumental, sino permitir que la democracia se regenere y superar muchos de los déficit que se arrastran desde décadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos