La N-232 engorda su estadística macabra

193 en lo que va de siglo. Kilómetro a kilómetro, fallecido a fallecido, un mapa de una carretera vergonzosa