La N-232 se ha cobrado ya ocho víctimas mortales en lo que va de año

Si hay una carretera aciaga ésa es la N-232, y más en esta comunidad autónoma. Ayer mismo, en un nuevo dramático accidente de circulación, sumó su octava víctima mortal -la número 13 en toda la red de tráfico de La Rioja- en los seis accientes que se han producido en los siquiera siete meses del actual 2017. Un año especialmente dramático el que está sufriendo esta vía que vertebra región de este a oeste, discurriendo en paralelo a la autopista de pago AP-68. El día más trágico entre enero y lo que va de julio se vivió el pasado 10 de junio. Dos personas fallecieron en el acto al impactar brutalmente sus vehículos en el kilómetro 387, a la altura de Arrúbal. Una tercera persona que en un primer momento resultó herida grave, falleció días después y, por tanto, fuera del plazo de 24 horas establecido por Tráfico para considerarla otra víctima de la N-232. El resto de los accidentes que acabaron con víctimas mortales ocurrieron en diversos tramos de carreteras repartidas por buena parte de la geografía regional, preferentemente en La Rioja Baja: Arrúbal, Aldeanueva de Ebro, Alfaro -en su término municipal ocurrieron dos siniestros- y El Redal. La lista de mortalidad en las carreterras de la comunidad autónoma la completan otros cinco siniestros con otros tantos fallecidos, registrados en otras carreteras.

Fotos

Vídeos