La música se siente

Sara Fernández, primera por la izquierda, junto a sus compañeros. /  L.R.
Sara Fernández, primera por la izquierda, junto a sus compañeros. / L.R.

El grupo 'Musense' de la estudiante riojana de ingeniería Sara Fernández se clasifica para la final del Blue BBVA Challenge

DIEGO MARÍN A.

La joven riojana Sara Fernández, natural de Ábalos pero residente en Zaragoza, donde estudia Ingeniería de Diseño Industrial y Desarrollo de Producto, se ha clasificado para la final del Blue BBVA Challenge con su equipo Musense. El próximo 18 de mayo, en Madrid, se decidirá el ganador de este concurso inmerso en un programa de formación en emprendimiento y a cuya final, entre 5.000 aspirantes, sólo han llegado seis equipos. Musense está formado por los estudiantes aragoneses, navarros y riojanos de la Universidad de Zaragoza Julia Morer, Paloma Heras, María Pedrosa, Pablo Pérez y Sara Fernández y propone «transformar la música o el baile en vibraciones sensoriales por todo el cuerpo».

La idea surge de la propia Sara, que todos los veranos es voluntaria para jugar con niños sordos bielorrusos del entorno de Chernobil que pasan las vacaciones de verano en Leza (Rioja Alavesa), aunque la primera vez lo hizo como bailarina de Harteraphia. «Fue algo superenriquecedor, la experiencia nos gustó mucho. Aunque no se puedan expresar bien, lo dicen todo con una mirada o un abrazo», recuerda Sara. Así, cuando, junto a sus compañeros descubrió el Blue BBVA Challenge (un programa que, según la propia entidad, «busca cambiar el mundo a través de la música») decidió llevar a cabo el proyecto con una mezcla de «motivación personal e inquietud» porque se convencieron de que «íbamos a aprender un montón».

El proyecto de Musense propone una solución para hacer sentir la música a personas con discapacidad auditiva y, para ello, han analizado cuáles son las zonas corporales más sensibles a la vibración, generalmente las más cercanas a los huesos: tobillos, rodillas, orejas, clavícula, esternón... «El jurado ha valorado especialmente la innovación del 'hardware' propuesto por estos jóvenes», informa BBVA. Y Sara Fernández confiesa: «Hemos hecho pruebas empíricas con juguetes sexuales».

Su proyecto transforma la música o el baile en vibraciones para personas sordas

De momento, el proyecto está en desarrollo, «en una fase muy previa, pero a la final debemos llevar un prototipo funcional que construiremos nosotros mismos», anuncia Sara. Para ello han estudiado que «el cerebro interpreta las vibraciones y las transmite de manera que una persona con discapacidad auditiva pueda percibir la música y también los pasos de baile»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos