Las muertes en las carreteras riojanas se duplican en el primer semestre del año

Un accidente mortal de este año en la N-232, en Alfaro. :: / Sanda Sáinz

Entre enero y junio, los accidentes de tráfico dejaron en la región doce fallecidos, frente a los cinco registrados en el mismo periodo del 2016

José Ignacio Gasco
JOSÉ IGNACIO GASCOLogroño

La mortalidad causada por los accidentes de tráfico durante el primer semestre de este año en la red de carreteras riojanas se duplicó con respecto a la cifra registrada en el mismo periodo del 2016. En este intervalo de enero a junio del 2017 se han contabilizado diez accidentes de tráfico mortales en las carreteras riojanas con el balance de doce fallecimientos.

Muertos en La Rioja

AñoAccidentesMuertes
20171012
201655
2015710
201411
201344

Los datos reflejan un notable aumento en comparación con el mismo semestre del año pasado, que registró cinco accidentes de tráfico mortales con un balance de cinco fallecidos.

Por tipología de carreteras, la red nacional en La Rioja contabilizó seis de los accidentes de tráfico mortales y ocho de los fallecidos, la mayoría ocurridos en diferentes tramos de la N-232 (en Arrúbal, Aldeanueva de Ebro, Alfaro -2 siniestros- y El Redal) y uno en la N-111, en Torrecilla en Cameros.

Marzo y abril

La red autonómica fue escenario de cuatro accidentes mortales en los que fallecieron otras cuatro personas. El escenario de dichos siniestros fue la LR-115 (Herce); la LR-225 (Manzanares de Rioja); la LR-306 (San Felices de Bilibio); y la LR-250 (San Román de Cameros).

De todas las carreteras, es la dramática N-232 la que encabeza el ranking de mortalidad en el semestre, ya que se produjeron cinco accidentes mortales que se saldaron con siete fallecidos.

Marzo y abril fueron los meses que contabilizaron la mayoría de los accidentes de tráfico mortales con cuatro siniestros y cinco víctimas en cada uno de ellos. En el último mes de abril se registraron cuatro accidentes con cinco fallecimientos. Enero se saldó con un accidente de tráfico con dos fallecimientos; marzo con cuatro accidentes mortales, y cuatro víctimas mortales; y abril con otros cuatro accidentes mortales y cinco fallecimientos; en mayo se registró un solo accidente de tráfico mortal con una sola víctima mortal; y los meses de menor siniestralidad fueron febrero y junio del presente año.

El siniestro más trágico en las carreteras riojanas durante el primer semestre del año tuvo lugar en la N-232 (Vinaroz-Vitoria-Santader) el pasado día 10 de junio, a la altura del kilómetro 387, en el término de Arrúbal. Se produjo una colisión de vehículos que provocó dos fallecidos en el acto, y un herido grave que falleció posteriormente y fuera del plazo de 24 horas establecido por Tráfico.

La salida de la vía por diferentes causas fue el principal motivo de los accidentes de tráfico que se produjeron el último semestre.

Fotos

Vídeos