Un motero trotamundos

Raúl Espinosa posa con su amigo Juan Vicente y su moto a la salida de Alberite. :: D.M.A./
Raúl Espinosa posa con su amigo Juan Vicente y su moto a la salida de Alberite. :: D.M.A.

Raúl Espinosa viajará desde Alberite hasta Nepal en moto

DIEGO MARÍN A.

Hoy, a las 10 horas, Raúl Espinosa parte en moto desde el bar Armonía de Alberite El destino es Nepal. Para llegar allí calcula que necesitará dos meses y recorrer unos 20.000 kilómetros atravesando «países que ni siquiera sabía que existían, como Turkmenistán, Uzbekistán, Tayikistán y Kirguistán». No es la primera vez que realiza una travesía larga en moto, antes ya recorrió Europa y también América, desde Usuahia hasta Vancouver (29.000 kilómetros). Ahora pasará por Italia, Albania, Grecia, Turquía, Irán, China, Pakistán e India, además de los otros países citados.

Vecino de Alberite, a sus 48 años emprende esta aventura, en principio con su amigo Juan Vicente Lumbreras, que le acompañará igualmente en moto hasta Estambul. «Mi pasión es la moto y no la cambio por nada. Viajar en moto te da libertad, te acerca a las personas. En determinados países, cuando vas en moto pareces un marciano, la gente se te acerca y te pregunta de dónde vienes, cuánto corre y cuesta la moto...», explica Raúl. Y para elegir Nepal como destino confiesa que le llama mucho la atención «la Ruta de la Seda».

«Para mí, es un viaje 'top' porque pasaré por ciudades legendarias como Samarcanda, Bukhara y Khiva», describe, aunque hará paradas específicas. Por ejemplo, tiene pensado recorrer Irán, no pasar de largo. El objetivo es llegar a Katmandú y regresar en avión, aunque ya se le pasa por la cabeza mandar la moto a Australia y recorrer ese país con su hija. «Es la opción 'b', pero está muy verde», admite.

«Para mí es un viaje 'top' porque pasaré por ciudades como Samarcanda», dice Raúl Espinosa

Y es que durante los meses anteriores a la partida ha trabajado en conseguir los visados de los distintos países por los que va a pasar. La embajada pakistaní le exigió una invitación oficial desde el propio país que ha logrado gracias a una empresa de aventura que también le proporcionará un guía. Algo parecido a lo que le pide China, donde afirma que deberá estar acompañado de «un guía censor». Y en Turkmenistán sabe que tendrá que esperar días para pasar, y si no, deberá rodear el país y cruzar el mar Caspio.

Como equipaje (300 kilos en total) apenas lleva un poco de comida, por si acaso: «Un 'kit' de supervivencia con chorizo y longaniza, cuatro calzoncillos, cuatro camisetas y unas zapatillas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos