«El monte tiene mucho que ofrecer y no debe abandonarse»

Esperanza Orellana.
/
Esperanza Orellana.

Esperanza Orellana Directora general de Política Forestal del Ministerio de Agricultura

L.R./EUROPA PRESS

La directora general de Desarrollo Rural y Política Forestal del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Esperanza Orellana, anunció que el Gobierno reforzará la prevención y la comunicación a los ciudadanos e impulsará una Estrategia Estatal de Prevención de Incendios, contemplada en el Plan de Actuación Forestal que verá la luz este mes.

Si bien, considera que en los incendios forestales la meteorología es «clave» y se muestra confiada en que las lluvias con que ha comenzado 2018 serán beneficiosas para la próxima campaña. «Si tenemos un mes de enero, febrero y marzo húmedos, lluviosos y con nevadas, será más difícil que se produzcan incendios», comentó en una entrevista con Europa Press en la que recordó las condiciones adversas del pasado ejercicio, que tuvo una primavera «mucho más seca y más cálida de lo normal», y llovió un 23% por debajo de lo habitual. «En esas circunstancias es más fácil que se desencadenen incendios», ha comentado.

De igual manera, destacó que en el primer mes del 2018 se han quemado 539 hectáreas en un total de 234 fuegos, lo que sitúa a este ejercicio como el segundo mejor del último decenio, solo superado por el 2016, cuando en el mismo plazo se habían quemado 104 hectáreas de superficie. «La meteorología es clave en el desarrollo de los incendios», insistió, tras recordar que en el 2017, entre el 1 y el 31 de enero ardieron cerca de 4.000 hectáreas. Después siguió una primavera seca y un mes de octubre que calificó como «terrible» pues registró temperaturas «anormalmente altas, con la sequía acumulada, y la cola del huracán Ofelia».

«Si enero, febrero y marzo son húmedos, lluviosos y con nieve, será más difícil que haya incendios» «Las medidas de prevención son el segundo capítulo más importante en el desarrollo rural»

Si bien, aunque celebra que el 2018 haya comenzado mejor con una meteorología «benigna», Orellana advierte de que «nunca se sabe» cómo se desarrollará el año porque «cuando una chispa prende» depende de muchas más circunstancias que solo las meteorológicas.

Entre esas otras circunstancias, Orellana subrayó la constatación de que el cambio climático está aquí y que, entre otras causas, motivó la llegada de la cola del huracán Ofelia a la Península en el mes de octubre. De igual manera, destacó que dicho cambio climático se traduce en una meteorología con más episodios adversos y extremos.

En todo caso, la directora de Desarrollo Rural y Política Forestal del Ministerio de Agricultura agregó que la lucha contra los incendios ha mejorado sus resultados, ya que en las décadas de los 80 y los 90 los datos eran mucho peores, y defendió que detrás de esta mejora está el desarrollo en España de un dispositivo de extinción que se encuentra «entre los mejores de toda Europa». «Esa es la forma en que nos llevamos preparando muchos años para disponer de medios contra el fuego», apuntó.

Orellana también indicó que, más allá de la extinción, la prevención es «muy importante» y que para el periodo 2014-2020 se repartirán entre las comunidades autónomas cerca de 2.000 millones de euros en ese terreno. Esta financiación, precisó, incluye fondos de la Unión Europea, del Ministerio y de las propias comunidades autónomas. «Las medidas de prevención son el segundo capítulo más importante en desarrollo rural», comentó.

Estrategia estatal

En este contexto, aseguró que el Gobierno acometerá un esfuerzo «más importante» mediante una Estrategia Estatal de Prevención de Incendios que está dentro de los trece ejes de actuación del Plan de Actuación Forestal que el Ministerio «está terminando» con la confianza de lanzarlo este mismo mes de marzo.

Orellana también anunció que el Plan de Actuación Forestal buscará impulsar la gestión y tratar de evitar el abandono del monte para que todos sus recursos se aprovechen de la mejor forma posible. «La mayoría de propietarios forestales son particulares y el plan busca impulsar los estímulos para que les compense aprovechar el monte, hacer sus talas y podas y gestionar todos sus aprovechamientos, tanto los madereros como los no madereros (resina, corcho, piñones, setas), entre otros. El monte tiene mucho que ofrecer por lo que no debe ser abandonado», finalizó.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos