El Ministerio fiscal investiga de media cinco supuestos delitos sexuales al mes en La Rioja

El Ministerio fiscal investiga de media cinco supuestos delitos sexuales al mes en La Rioja

Los pequeños, a veces, se convierten en verdugos; en el 2016, por ejemplo, se investigaron tres presuntas agresiones con acceso carnal de máxima gravedad atribuidas a menores

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

La polémica sentencia de La Manada, el juicio paralelo en las redes sociales y las posturas claramente enfrentadas entre el ministro de Justicia, Rafael Catalá, y el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), después de que el primero pusiera ayer mismo en cuestión que el Consejo no haya actuado contra el juez que abogó por la absolución «cuando -dijo- todos saben que este juez tiene algún problema singular», han traído a la primera línea informativa el interés por saber cuántos y cuáles son los delitos sexuales que más se denuncian en La Rioja. Las sucesivas memorias de la Fiscalía en la región ofrecen una radiografía en este sentido y con estos datos en la mano, lo cierto es que, al menos en el último lustro del que existen estadísticas -del 2012 al 2016- el número de diligencias previas incoadas por delitos contra la libertad sexual e indemnidad sexuales, como así está tipificado en el Código Penal, permanece invariable, con pequeñas oscilaciones entre uno año y otro, pero que no marcan ni una tendencia ascendente y descendente.

De media, el Ministerio público de esta región investiga unos 65 delitos de esta naturaleza al año, o lo que es lo mismo unos cinco al mes, aunque ni todos llegan a juicio -muchos se archivan en algún momento del proceso judicial- ni todos tienen la misma gravedad y, por tanto, llevan asociada la misma pena.

Agresión sexual
1
Art178 del código penal
. El que atentare con la libertad sexual de otras persona con violencia o intimidación será castigado como responsable de agresión sexual con la pena de prisión de uno a cuatro años. Cuando la agresión sexual consista en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal o introducción de miembros corporales u objetos por algunas de las dos primeras vías el responsable será castigado como reo de violación con la pena de prisión de seis a 12 años.
Abuso asexual
2
El que sin violencia o intimidación
y sin que medie consentimiento realizare actos que atenten contra la libertad o indemnidad sexual de otra persona será castigado como responsable de abuso sexual con la pena de prisión de uno a tres años o multa de 18 a 24 meses. Cuando el abuso sexual consista en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal o introducción de miembros corporales u objetos por algunas de las dos primeras vías, el responsable será castigado con la pena de prisión de cuatro a diez años. Cuando los hechos se cometan por la actuación conjunta de dos o más personas, como en el caso de La Manada, la pena se impondrá en su mitad superior.

Así por ejemplo, entre abusos sexuales y agresiones sexuales, cuya diferencia es el uso de la violencia e intimidación, clave en la sentencia de La Manada, apenas hay grandes variaciones numéricas. Durante el 2016, la Fiscalía incoó diligencias previas por 24 supuestas agresiones sexuales y 26 por abusos sexuales. También investigó una presunta violación, tres acosos sexuales, cuatro por producción, distribución o tenencia de material pornográfico y cinco por corrupción de menores.

El incremento de la edad de consentimiento para mantener relaciones sexuales que en el 2015 pasó de 13 a 16 años elevó el número de delitos. Así por ejemplo, mientras hasta entonces el número de delitos que se investigaban por este tipo de hechos cometidos contra menores oscilaba entre uno y dos, en el 2015 se incoaron cinco y ocho un año después.

Precisamente, el pasado mes de enero, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Logroño, el abusador confeso de una niña de 8 años pactó dos años de cárcel. El acusado reconoció haber tocado los genitales de la menor en el exterior de un bar de la capital riojana el 18 de junio del 2016. La madre de la pequeña se percató de que el condenado tenía la mano izquierda metida entre las piernas de su hija, por fuera del pantalón, y que estaba realizando movimientos circulares.

Más

En ocasiones, los menores no sólo son las víctimas, sino también los verdugos. En concreto, en el 2016 se abrieron 3 expedientes de reforma por delitos de agresión sexual con acceso carnal de máxima gravedad. En el más grave de ellos se adoptó la medida cautelar de internamiento en régimen cerrado y después, por sentencia, fue condenado a dos años y seis meses e internamiento cerrado con programa de educación sexual, empatía, habilidades sociales, completada con otra medida de un año y seis meses de libertad vigilada, y la prohibición de acercarse a su víctima.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos