Finanzas de andar por casa

Millenials

MARTÍN TORRES GAVIRIA

Cantaba la cigarra a la sombra de un árbol, una mañana calurosa y veraniega. No tenía ninguna intención, ni por supuesto ganas, de trabajar; lo único que quería era disfrutar del día. De repente pasó a su lado una hormiga cargando un grano de trigo muy grande. La cigarra burlándose de ella le dijo: «¿Dónde vas con tanto peso? ¡Con el calor que hace estarías mejor aquí cantando y a la sombra! Ja, ja, ja». La hormiga prosiguió su camino sin hacerle caso y continuó así durante todo el largo y caluroso verano. Mientras, la cigarra no dejó de cantar a la sombra del árbol. El tiempo pasó y llegó el frío invierno...

Esta popular fábula es posible que no la conozcan los Millennials. ¿Quiénes son los Millennials? Son los que en el milenio han llegado a la mayoría de edad. Es decir, los nacidos a partir de 1982. Se les conoce como la generación Millennials y despectivamente se dice de ellos que es una generación malcriada, sin el patrocinio suficiente de valores como sacrificio y esfuerzo, que quieren cambiar el mundo. Son egocéntricos, muy preparados académicamente y han nacido en una época de prosperidad económica irrepetible. Se han criado bajo los mayores niveles de bienestar posibles, mejor que el de sus padres, y ahora se enfrentan a una dura realidad. Según la revista es la generación perdida en el camino entre dos mundos: entre lo viejo que no acaba de morir y lo nuevo que no acaba de nacer. Representan el objeto del deseo de los partidos políticos, sobre todo de los nuevos, y de las ofertas de consumo. El 54% de ellos tiene título universitario, pero eso no quiere decir nada ya que como decía Albert Guinon «gracias a la instrucción hay menos analfabetos, pero más imbéciles». En España hay 8,2 millones (no de imbéciles sino de Millennials), y en el 2025 van a suponer el 70% de la fuerza laboral del mundo. Por tanto, habrá que tenerlos en cuenta ¡y mucho!

Personalmente creo que todo lo anterior es una visión muy apocalíptica de los Millennials. No todo está perdido, no todos los jóvenes comparten los eslóganes de «vive al día» o 'Carpe Diem', los hay responsables, trabajadores y emprendedores. Muchos de los creadores de las últimas novedades tecnológicas son Millennials y entre ellos se encuentran nuestros carpinteros, abogados, mecánicos, médicos, profesores, policías y hasta los futuros premios nóbeles de economía, química o medicina, etc. Baltasar Gracián en el traza la alegoría del ser humano mostrando las diferentes etapas por las que discurre nuestra vida: niñez (ilusión), juventud (desenfreno) y madurez (desengaño). Los Millennials, por desgracia, en su juventud van a tener que compaginar el desenfreno con el desengaño. A pesar de todo tenemos que tener fe en ellos, no nos queda más remedio, nuestro futuro está en sus manos, ¿quién va a pagar nuestras pensiones? ¿Quién va a cubrir nuestras necesidades sanitarias? En mi opinión más problemas van a tener ellos. Reciben mala herencia, una deuda pública desorbitada que la van a tener que pagar. Pensiones y servicios sociales, sin fondos ahorrados, que van a tener que mantener y pagar. Y mi pregunta es ¿les va a quedar algo para ellos?Mi consejo: ¡empezad a ahorrar!

La hormiga se resguardó del frío invierno en su casa calentita y con suficiente comida. La cigarra, helada de frío, se dio cuenta que no tenía casa donde protegerse ni alimentos para vivir. Se acordó de la hormiga y fue a pedirle que le prestara alimentos para pasar el invierno. La hormiga le contestó: «No te voy a dar aquello que tanto trabajo me ha costado mientras tú te reías y holgazaneabas. Hay que trabajar y guardar algo todos los días para poder vivir el mañana».

*Miembro de European Financial Planning Associaton España

Fotos

Vídeos