MILIBARES

MANUEL RUIZ HERNÁNDEZ - EL ANÁLISIS

Cuando nos disponemos a beber un vino nos gusta verlo en la copa limpio y brillante. Tal limpieza y brillo se logran a lo largo de la vida de ese vino en tres procesos: decantación después de la fermentación tumultuosa, clarificación y filtración.

Así, ya sin burbujas y con frío, nada impide que los microbios muertos y la materia vegetal se depositen en el fondo del depósito y, sobre ese lecho inútil, queda el vino limpio. Hemos de considerar que en un envase de 3x3x3, que son 270 Hl., ese lecho a retina alcanza un espesor de 25 cms.

Pero la separación de ese vino limpio que son 300-25=275 cms. debe separarse mientras las lías o suciedad del fondo están asentadas y compactas. Pero no se asientan y compactan hasta que la presión atmosférica es alta. Podemos lograr decantar el vino en el depósito en enero, pero si surge un tiempo de borrasca que supone baja presión, el vino es sometido a esa baja presión y entonces el CO2 que aún está disuelto en el vino se desprende, volviendo, mientras dure la baja presión, a burbujear y entonces el lecho compacto de suciedad, por fuerza de burbujas que arrancan desde el fondo, vuelve a enturbiarse o al menos a hacer que el estrato inferior de suciedad no sea de 25 cms. sino de 60 cms., hasta que vuelvan las altas presiones atmosféricas.

En 1960, cuando llegamos a Haro, nos sorprendían los agricultores que nos decían que trasegaban en la primera luna de enero. Estudiamos el tema comprobando con barómetro aneroide doméstico que, en efecto, la luna nueva coincidía con inicio de altas presiones. Y así podían trasegar el vino limpio. Debido a que por información de internet hoy disponemos de datos barométricos más precisos, lo hemos repetido y hemos comprobado que a luna menguante han correspondido 1.000 mb., a luna nueva 1.019 mb., a creciente 1.018 mb. y a llena 1.012 mb. Todo en abril del 2018. Los resultados afirman más las tesis del agricultor de trasegar sus vinos con luna nueva.

Nos gusta enseñar a los agricultores y también aprender y explicarles la razón de lo aprendido. Milibar es la medida de presión atmosférica. El 10/IV fue de 997 y el 18/IV de 1.024.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos