Sin miedo ante el juicio por el 14N

'El No caso del 14N'. Cabeza de la manifestación, en su entrada a la calle Portales.  :: justo rodríguez/
'El No caso del 14N'. Cabeza de la manifestación, en su entrada a la calle Portales. :: justo rodríguez

Stop Represión vuelve a reclamar la absolución de Jorge y Pablo por falta de pruebas y por los vídeos exculpatorios

Á. AZCONA LOGROÑO.

Cerca de 300 personas se manifestaron ayer por las calles de Logroño para pedir la absolución y la retirada de cargos de Jorge Merino y Pablo Alberdi en el proceso que se sigue contra ellos por los incidentes ocurridos en El Espolón tras la huelga general del 2012. Los acusados han negado desde entonces las acusaciones de causar diferentes altercados y lo volvieron a hacer ayer arropados por los asistentes a la movilización, que quisieron mostrarles su apoyo durante un recorrido, con gran profusión de carteles y gritos de 'No están solos', que comenzó a las 12 en la Glorieta y concluyó en El Espolón. Allí protagonizaron, frente a la Delegación de Gobierno, una simbólica 'sentada', a modo de muralla en torno a los dos encausados, quienes agradecieron el gesto en un momento en que se ven con mucha fuerza: «Vamos a demostrar nuestra inocencia», afirmaron.

La manifestación fue encabezada por una pancarta bajo el epígrafe 'El no caso del 14N en Logroño', seguida de otra en la que se podía leer 'el 14N, el aniversario de la vergüenza', con las que la Plataforma Stop Represión denuncia la inexistencia de pruebas y, por contra, la existencia de vídeos que «demuestran su inocencia». La portavoz de la plataforma, Sonia Diarte, agradeció el apoyo a Jorge y Pablo a quienes considera «cabeza de turco», dentro de un proceso «injusto, que nunca se tenía que haber iniciado». Diarte denunció el «montaje policial» y señaló que al acto de ayer seguirán otros, aunque el más esperado es la manifestación prevista para el día 7 de abril, en vísperas del inicio de juicio, que comenzará el 9 de abril y en el que los acusados se enfrentan a penas de cárcel.

Los dos quisieron estar en la manifestación «porque no nos vamos a quedar en casa con miedo». Ambos se sintieron reconfortados por el apoyo recibido y porque ya vislumbran la luz al final del túnel: «Al menos ya hay una fecha prevista, ahora sabemos que nos quedan cinco meses y vamos a demostrar que somos inocentes», incidieron durante la protesta, en la que se pidió la dimisión del delegado del Gobierno, Alberto Bretón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos