Melodía revitalizadora

Blanca y Jose María, en la residencia Santa Justa, con Olmedo de 'Música para despertar'. /  J. MARÍN
Blanca y Jose María, en la residencia Santa Justa, con Olmedo de 'Música para despertar'. / J. MARÍN

La residencia Santa Justa se forma en el programa 'Música para despertar' que ayuda a recuperar el ánimo a personas mayores

MARÍA CASADO

Levanta los brazos, está feliz, «esto no se olvida», dice, y de vez en cuando se arranca a cantar algún verso de la Jota de Logroño. José María tiene 96 años y está conociendo en persona el programa 'Música para despertar'. A su lado, Blanca, de 80 años, aguarda su turno... 'Bésame mucho' suena de repente en sus auriculares y se le cambia la cara. Está radiante, se ha transportado a la juventud. Incluso hila frases completas y repite «esto es inolvidable», cuando normalmente tiene muchas dificultades para hablar. Hace precisamente lo contrario que reza su canción, se emociona «como si fuera la primera vez...».

La música saca esa parte que todavía queda activa en los cerebros de los mayores, especialmente cuando su diagnóstico dice lo opuesto. «Hay personas con alzhéimer o demencia que apenas se comunican, pero ante una canción se conectan, es su despertar; o si son muy activos la música les tranquiliza», explica Pepe Olmedo, psicólogo clínico, músico y fundador del programa 'Música para despertar'.

Durante esta semana, este granadino, apasionado de la música y del cuidado de los mayores, imparte formación en la residencia Santa Justa de Logroño. En ella participa el personal del centro, junto a terapeutas del resto de residencias de LARES La Rioja. «Está siendo una experiencia increíble: hemos visto a abuelos que no se les puede tocar, dóciles con la música o a un matrimonio que se ha reconectado oyendo a Sinatra... Iremos aplicándolo poco a poco», apunta Sara Alba, directora de Santa Justa.

«Hay mayores que apenas se comunican y una canción les conecta», dice Olmedo

«Con la música sale un positivismo en los mayores, especialmente en quienes padecen alzhéimer y demencias severas. En los casos más avanzados igual lo único que se consigue es una sonrisa, en otros que colaboren más con los cuidados que se les hacen, o que, por ejemplo, estén sentados un rato cuando no paran normalmente... De alguna forma buscamos que se dignifique su final de vida», recalca Olmedo.

Para ello se les pone música individualizada en momentos clave de su día a día. Pero no una música cualquiera. «Hablamos con las familias, para ver qué les gustaba en la franja de 18 a 30 años, que es la parte emocional que se retiene. Cuando no se sabe recurrimos a los éxitos de su época», añade el psicólogo de 'Música para despertar'. Y entre los hits de entonces hay varios que se repiten: 'Bésame mucho', 'El Inmigrante' de Valderrama, canciones de Concha Piquer, marchas militares en algunos hombres... «Para los 15 casos que estamos trabajando en la formación en Logroño hay mucha canción de Pepe Blanco, jotas... Dependiendo de la región varían», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos