Las medidas de gratuidad le 'cuestan' dinero por segundo año a la concesionaria

Peaje de la autopista AP-68 en Recajo que da conexión a la LO-20, la N-232 y la A-12. :: justo rodríguez/
Peaje de la autopista AP-68 en Recajo que da conexión a la LO-20, la N-232 y la A-12. :: justo rodríguez

En el 2017 se volvió a superar el tope que pagan la Comunidad y Fomento, y Avasa tuvo que asumir un gasto adicional de 935.000 euros

MARÍA JOSÉ GONZÁLEZ LOGROÑO.

Por segundo año consecutivo las tres medidas de bonificación de los peajes en el tramo riojano de la autopista AP-68 volvieron a 'costarle' dinero a la concesionaria. En concreto, 935.000 euros (frente a los 340.000 del 2016), dado que en el 2017 se volvió a batir el récord de tránsitos bonificados, hasta llegar a los casi 3,5 millones, el 14% más que el año anterior. Este nuevo máximo se tradujo en un coste superior a los 10 millones de euros, cuantía que rebasó la cifra comprometida en el convenio entre Avasa, el Gobierno de La Rioja y el Ministerio de Fomento, y «a partir de ahí la concesionaria corre con todo el gasto», explicó ayer el consejero de Fomento, Carlos Cuevas, en rueda de prensa. De no haberse establecido ese tope en el acuerdo que regula las bonificaciones, el Gobierno de La Rioja tendría que haber sumado a los 4,12 millones de euros que desembolsó otros 450.000 euros adicionales. Por su parte, el Ministerio de Fomento, que aportó 4,95 millones, debería haber ampliado su participación en 485.000 euros.

Cuevas explicó que el convenio llega hasta el 2026 (fin de la concesión) y, a preguntas de los periodistas, dijo que «intentaremos extender el tope hasta esa fecha, tal y cual está, aunque lógicamente hay quien no está tan interesado en mantener estas condiciones porque sale perdiendo».

LA CIFRA

4,12
millones de euros es el coste que tuvieron las medidas para las arcas públicas riojanas.

Por otro lado, el consejero reconoció que «es muy complicado» saber cuántos de los beneficiarios de las medidas de gratuidad son riojanos o residen en comunidades vecinas. «Lo es por una razón muy sencilla -dijo-. En un convenio en el que participa el Ministerio de Fomento, el Gobierno de España no puede discriminar a ciudadanos en función de su comunidad de residencia». «Si nosotros (el Gobierno regional) hubiéramos firmado el acuerdo de forma bilateral con la concesionaria podríamos haber previsto que el beneficio fuera sólo para aquellos ciudadanos con residencia en La Rioja», añadió.

Cuevas estuvo acompañado por el director general de Obras Públicas, Carlos Yécora, quien incidió en que las medidas sacaron 9.500 vehículos de la N-232 al día el pasado año. Los recorridos de ida y vuelta en 24 horas beneficiaron a 1.992.618 desplazamientos de vehículos ligeros; entre Cenicero y Agoncillo se alcanzaron 1.053.507 tránsitos; y el descuento mínimo del 50% en todos los recorridos contabilizó 415.769 desplazamientos en su tercer año de aplicación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos