«Una mayor pluralidad en el hemiciclo implicaría más dosis de negociación»

Extremiana, ayer ante la comisión del Parlamento. /  JUAN MARÍN
Extremiana, ayer ante la comisión del Parlamento. / JUAN MARÍN

El experto desgranó ayer en el Parlamento las claves que podrían guiar la reforma electoral desde el ángulo matemáticoJosé Ignacio ExtremianaProfesor de Matemáticas de la UR

E. SÁENZ LOGROÑO.

Además de catedráticos en Derecho Constitucional o politólogos, la comisión del Parlamento riojano que analiza una posible reforma de la Ley electoral autonómica contó ayer con el profesor de Matemáticas de la Universidad de La Rioja, José Ignacio Extremiana, para conocer las vertientes aritméticas que deben tenerse en cuenta.

-¿Es justa la ley electoral que rige ahora mismo en La Rioja?

-Responder a eso implica primero fijar qué se entiende por justicia. Desde un prisma matemático, hablamos de si existe una proporcionalidad directa entre la cifra de votos que una lista cosecha en las urnas y los escaños que se obtiene por ello. En esos términos siempre hay una diferencia y la proporcionalidad no digo que sea difícil, sino imposible. Y no sólo en La Rioja sino en todo el mundo.

-¿Hay algún método 'menos malo' que otro en ese sentido?

-De los cinco más empleados, cada uno reduce a su manera la 'injusticia'. No me atrevo a decir cuál la minimiza más ya que eso dependerá de qué medida quiera utilizarse. Los números no son objetivos en sí mismos, porque las fórmulas que se utilizan siempre responden a criterios previos, a una intencionalidad. En otras palabras: primero deben fijarse las ideas y luego, los números.

-¿Cuál sería el criterio idóneo en La Rioja con esas premisas?

-La fórmula podría ser rebajar el umbral de votos necesarios para acceder al reparto de escaños. Ahora, si un partido no logra el 5% queda fuera, lo cual históricamente ha producido que muchas formaciones no hayan conseguido los escaños que de otra forma podrían haber tenido.

-Es la idea en la que coinciden de antemano todos los partidos presentes en la comisión.

-Yo también creo que cuantas más voces haya representadas, mejor. Ahora bien, debe tenerse presente que, además de procurar la proporcionalidad, un sistema electoral debe facilitar la gobernabilidad. Bajar el techo podría suponer más grupos presentes en el hemiciclo, como lo confirman las proyecciones sobre comicios pasados. Esa mayor pluralidad debería implicar, por tanto, un cambio en la cultura política y más dosis de negociación.

-El debate alcanza también al número de diputados y la opción de menguar los 33 actuales.

-Todo es posible siempre que se consensue. Ahora bien, menos diputados haría necesario mayor número de votos para lograr un escaño teniendo en cuenta, además, otros muchos factores. Por ejemplo, el número de comisiones de trabajo. Si son muchas requieren más integrantes y mayor tiempo y dedicación.

-Ese debate entronca con el de la profesionalización de sus señorías.

-Eso excede mi ámbito de competencia. Lo único que puedo decir es que su labor es vital en la elaboración de leyes de mucho alcance para la sociedad y eso merece una compensación. No parece razonable que alguien tenga su jornada laboral y luego deba dedicar otras tantas horas en algo así sin remuneración.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos