Un manto de... generosidad

Una mujer entrega algunos productos a un grupo de voluntarias del Banco de Alimentos de La Rioja, en Alcampo. :: /Juan Marín
Una mujer entrega algunos productos a un grupo de voluntarias del Banco de Alimentos de La Rioja, en Alcampo. :: / Juan Marín

Los 1.300 voluntarios de la entidad volverán a situarse hoy en los 75 comercios que colaboran para tratar de lograr el reto de reunir 215.000 kilos de comida | El temporal no evitó que los riojanos se volcaran con el Banco de Alimentos en el primer día de la V Gran Recogida

Roberto G. Lastra
ROBERTO G. LASTRALogroño

De las gélidas temperaturas del exterior a la calidez de una solidaridad que llenó de comida miles de cajas y carros de la compra. La ola de frío y nieve que heló ayer la región no hizo temblar la solidaridad de los riojanos que, un año más, volvieron a volcarse con el Banco de Alimentos para que la V Gran recogida vuelva a ser un éxito y conseguir el objetivo de recaudar 215.000 kilos de comida para ayudar a más de 13.000 beneficiarios.

La primera jornada, pese a las inclemencias meteorológicas, fue prometedora a la espera que a lo largo del día de hoy -de 9 a 21 horas- los riojanos echen el resto en los 75 establecimientos colaboradores. Allí estarán los 1.300 voluntarios de la entidad que ayer iniciaron su altruista misión.

LA COSECHA DE AYER

55.440 kilos
de alimentos se recogieron en la jornada de ayer, cifra que, seguro, se incrementará hoy, sábado.

«Igual ha venido un poco menos de gente de lo que esperábamos por el frío y la nieve, pero los riojanos son muy solidarios, aseveraba en Alcampo Charo Tudelilla, unida desde hace doce años al Banco de Alimentos de La Rioja. «Ésta es mi quinta Gran Recogida porque he estado en todas, Para mí, el Banco de Alimentos es mi vida, nos llevamos muy bien y somos como una familia», destacaba orgullosa junto a su ayer compañera de puesto, Esther Duarte, en su segunda Gran Recogida. «Me gustó mucho la experiencia el año pasado y he decidido repetir porque es muy satisfactorio hacer una cosa de estas», explicaba ilusionada con la solidaridad de los riojanos: «Hay mucha gente que conoce la iniciativa de otros años y el que no, la acoge muy bien cuando se la explicas; de hecho, la mayoría colaboran poco o mucho dejándonos comida.

El ejercito de voluntarios del banco de Alimentos de La Rioja no entiende de sexo, edad o profesión. En el Carrefour Market de avenida de Club Deportivo llenaba bolsas Ignacio Extremiana, doctor en la UR y exvicerrector de dicha institución. «Decidí echar una mano el año pasado y este año he querido repetir porque me parece que es una muy buena labor. En cuanto te acercas a la gente y les explicas la iniciativa, la mayoría colabora, la mayor parte de las personas son muy solidarias», resaltaba el profesor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos