Una mano amiga al lado de casa

Matute junto a algunos de los voluntarios de la Red Vecinal, ayer en la sede de la Federación de Vecinos. :: miguel herreros/
Matute junto a algunos de los voluntarios de la Red Vecinal, ayer en la sede de la Federación de Vecinos. :: miguel herreros

Cien voluntarios integran la Red Vecinal que detecta y arropa a las víctimas de maltrato | AFAMMER, la Federación de Asociaciones de Vecinos y el Gobierno de La Rioja respaldan un proyecto que desde el año 2002 trabaja desde la mayor cercanía por la sensibilización social

Teri Sáenz
TERI SÁENZLogroño

La Red Vecinal contra la Violencia de Género de La Rioja surgió ahora hace más de una década de forma casi espontánea. En buena parte de las asociaciones de barrio se daba un mismo patrón. A los talleres que periódicamente se ofrecía a la gente de la zona acudía alguna mujer que en realidad no estaba interesada en hacer encaje de bolillos, aprender nociones básicas de informática o pintar al óleo un par de tardes a la semana. Su objetivo era otro. Simplemente, salir de casa. Huir un rato del hogar y, a medida que ganaba confianza, poder hablar. O mejor: encontrar alguien que le prestara atención. Mujeres que en realidad eran, muchas sin saberlo o ser conscientes, objeto de malos tratos en cualquiera de sus formas.

941 244902
es el teléfono de contacto de la Red Vecinal (redvecinal@knetves)

La Federación de Asociaciones de Vecinos articuló entonces una malla de voluntarios orientada en primera instancia a detectar cada caso y ofrecer su hombro a las afectadas desde la complicidad que presta la cercanía. El proyecto, sin embargo, quedaba cojo. Sus buenas intenciones precisaban por un lado de respaldo profesional y, por otro, extenderse más allá de unas áreas urbanas determinadas. De ahí surgió la colaboración con el Gobierno de La Rioja y la Asociación de Familias y Mujeres del Medio Rural. La Administración regional aportó recursos y especialistas en justicia, psicología y trabajo social; AFAMMER, estructura en todas las localidades donde la violencia de género suele ser más intensa y la voz de las víctimas acostumbra a quedar silenciada entre prejuicios, entornos opacos y temores atávicos. Todos los puntales precisos para el andamiaje de una atención integral y coordinada cuya actividad mira a un horizonte más lejano y ambicioso: el de la sensibilización social.

Complicidad voluntaria

El rostro más identificable de la Red Vecinal es el de sus voluntarios. Colaboradores tan próximos como anónimos que además de advertir en primera instancia quién a su alrededor puede padecer malos tratos ofrecen a las víctimas acompañamiento. En el sentido más amplio. Acudir con ellas a entrevistas con los diferentes profesionales de la Oficina de Atención a la Víctima o al Centro Asesor de la Mujer, a la cita del médico, a dar un paseo, a tomar una infusión en la cafetería de al lado. O simplemente, escucharles.

«Su papel es fundamental por la seguridad que transmiten en una situación donde las afectadas están rotas emocionalmente», explica la presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de la Rioja, María Ángeles Matute, respecto a un 'batallón' altruista que hoy ronda las cien personas y en el que han militado casi un millar desde que la Red echó a andar. Y todas ellas, formadas por especialistas para saber cómo actuar, qué preguntar, qué pautas dar en ese primer eslabón, cómo optimizar su generosidad.

El voluntariado no es el único pilar sobre el que descansa la Red Vecinal. Su aportación a la igualdad y el respeto en el que confluyen todas las entidades y recursos que trabajan para erradicar la violencia de género abarca otras actuaciones. Por ejemplo, los grupos de autonomía y autoayuda donde semanalmente víctimas de malos tratos se congregan para charlar, compartir vivencias o, sin más, desahogarse.

La adecuación de su fin a la realidad voluble ha llevado también a incidir en la juventud con el impulso de un concurso de cortometrajes en los institutos y de dibujo para los más pequeños. «La educación es vital para acabar con esta lacra», reflexiona Matute recordando aquí también la importancia de hacer calar el mensaje en el conjunto de la sociedad, para lo cual la Red patrocina cursos, marchas, reparto de flores, charlas informativas y cartelería allí donde está presente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos