El hoy y el mañana de las batas blancas

El hoy y el mañana de las batas blancas

La Rioja recibe el próximo curso al primer profesional que se formará en el área de Cardiología en su Sistema de Salud Público El San Pedro acogió el acto de despedida de 33 residentes y de bienvenida de otros 48

PILAR HIDALGO* VALLEIREGUA@LARIOJA.COM LOGROÑO.

A los rostros de algunos asomaba la pena. En los de otros se colaba la ilusión. Y dentro de todos bullía la incertidumbre por lo que les está por llegar. El hospital San Pedro albergó ayer el acto de despedida a los 33 residentes que concluyen su periodo de formación y de bienvenida a los 48 profesionales que lo iniciarán en este centro a partir del próximo día 25.

La consejera de Salud, María Martín, presidió esta cita en la que los tutores de estos jóvenes recalcaron que «todo sanitario tiene que estar continuamente formándose».

El próximo curso cuenta con la novedad destacada de que se incorpora el primer residente de Cardiología para formarse en el Sistema Público de Salud de La Rioja, tras la acreditación otorgada el pasado año por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

LAS FRASES María Martín Consejera de Salud «Incorporar especialidades es un reto que obliga ala excelencia docente» Alejandro Gutiérrez Primer residente de Cardiología «Siento que voy a abrir camino en cómo se va a formar aquí en Cardiología» Ana Díez Finaliza residencia «La Atención Primaria es muy importante y se la desprestigia mucho»

«Resulta un orgullo, tanto para el hospital San Pedro como para el resto de centros asistenciales de La Rioja, seguir incorporando nuevas especialidades en la formación de profesionales», aseguró Martín, no sin obviar que «también es un reto mayúsculo porque nos obliga, una vez más, a tender a la excelencia docente».

Alejandro Gutiérrez, procedente de León, es el primer y único residente que ha tenido la región en Cardiología. Ayer se sentía con la responsabilidad de «abrir camino en esta especialidad y de marcar por dónde se va a rotar». «Espero contar con buenos adjuntos y que me tutelen bien; así como sentirme a gusto en esta ciudad, que se parece a la mía en cuanto a que es tranquila, manejable y con buenas zonas de tapas», afirmó.

Alejandro viene y Ana Díez finaliza su estancia. Natural de Logroño, estudió Medicina en Zaragoza, pero decidió realizar la residencia en Medicina de Familia en su ciudad porque «quería volver a casa». Cuatro años después, ayer aseguraba que «si tuviera que volver a elegir, escogería la misma especialidad porque es muy importante, ya que constituye la base del sistema sanitario».

Concluido su periodo formativo y con la vista puesta en estudiar unas oposiciones para lograr plaza, Ana reivindicó un mejor trato para la Atención Primaria. «Creo que se la desprestigia mucho», lamentó.

Si bien para este próximo curso se suma Cardiología, la titular de Salud recordó que La Rioja tiene pendiente la acreditación por parte del Ministerio de nuevas unidades docentes. Entre ellas, la de Oncología Médica, que incluye una plaza; la de Salud Mental, que ahora tiene acreditada una plaza de Psiquiatría e incorporaría una plaza de psicólogo clínico y otra de enfermería; dos plazas de Enfermería dentro de la Unidad Docente Multiprofesional de Atención Familiar y Comunitaria; y una más en la Unidad Docente de Anestesia.

Durante el año formativo 2018-2019, los hospitales y centros del Sistema Público de Salud de La Rioja acogerán a un total de 164 residentes. De ellos, 52 pertenecen a medicina familiar y comunitaria, 102 a especialidades hospitalarias, hay 8 enfermeras obstétrico-ginecológicas (matronas) y 2 de medicina del trabajo. Los residentes rotarán por los diferentes servicios hospitalarios y por los centros de salud para favorecer la interrelación entre la asistencia Primaria y Especializada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos