El mamógrafo donado por Amancio Ortega funciona ya en el San Pedro

La doctora Mercedes Sáinz explica a Ceniceros y Martín las ventajas del nuevo mamógrafo digital de última generación. :: juan marín
/
La doctora Mercedes Sáinz explica a Ceniceros y Martín las ventajas del nuevo mamógrafo digital de última generación. :: juan marín

Ceniceros afirma que el aparato se ha ubicado en Logroño y no en Calahorra, como se anunció, porque la unidad de referencia en La Rioja está en la capital

PILAR HIDALGO* VALLEIREGUA@LARIOJA.COM LOGROÑO.

El mamógrafo digital de última generación, donado por la Fundación Amancio Ortega, ha comenzado a funcionar ya y lo ha hecho en el Hospital San Pedro de Logroño, en lugar de en la Fundación Hospital de Calahorra (FHC), como se anunció en un principio. El presidente de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, atribuyó este cambio en el emplazamiento de esta tecnología de vanguardia para la lucha contra el cáncer de mama en La Rioja a «indicaciones de los profesionales».

Así lo aseguró ayer en el transcurso de una visita a la Unidad de Mama del centro hospitalario de la capital riojana y a la Unidad de Radiología de la FHC, tras la renovación de equipos y la reordenación de recursos que se ha llevado a cabo «para mejorar tanto la prevención como la atención del cáncer de mama» en la región. El jefe del Ejecutivo riojano estuvo acompañado durante el recorrido por la consejera de Salud, María Martín, y por responsables médicos.

La jefa de servicio de la Unidad de Diagnóstico de Mama, Mercedes Sáinz, explicó que se ha reconsiderado la decisión de localizar el mamógrafo digital en Logroño, ya que «no tendría sentido tenerlo en Calahorra cuando la Unidad de Mama de referencia en esta comunidad está en el San Pedro, aquí se ve a muchísimas más mujeres y se realizan también los procedimientos intervencionistas». En la FHC se ha instalado el mamógrafo que se ha sustituido en el San Pedro.

LAS FRASES José Ignacio Ceniceros Presidente del Gobierno riojano «El nuevo equipo mejorará tanto la prevención como la atención del cáncer de mama en la región» Mercedes Sáinz Jefa de la Unidad de Mama «No tenía sentido tenerlo en Calahorra, cuando en Logroño se realizan los procesos intervencionistas»

El nuevo mamógrafo digital con tomosíntesis de última generación situado en el hospital logroñés permite detectar un mayor porcentaje de los cánceres más invasivos, lo que supone disminuir la mortalidad a largo plazo. Además, aumenta la sensibilidad en la detección del cáncer de mama, lo que reducirá el número de rellamadas y contribuirá a disminuir la ansiedad de las pacientes.

El equipo ha llegado a La Rioja en virtud del convenio de colaboración que suscribió la Fundación Amancio Ortega con el Gobierno regional. El mamógrafo tiene un coste de 250.000 euros y se enmarca en el acuerdo por el que la entidad adquiría a su vez dos aceleradores lineales de última generación para La Rioja. Ceniceros avanzó que uno de ellos estará para el mes de junio y el otro para finales de año. El importe global de la donación realizada por la fundación del dueño de Inditex asciende a 5 millones de euros.

El presidente del Ejecutivo riojano señaló que el nuevo mamógrafo tiene capacidad para efectuar hasta 16.000 estudios al año, aunque inicialmente se prevén unos 4.000, pero todos ellos de mayor complejidad que los que se realizaban hasta ahora. «Este sistema nos equiparará tecnológicamente con las unidades más modernas», valoró la jefa de servicio de la Unidad de Diagnóstico de Mama. El cáncer de mama es el de mayor incidencia entre las mujeres riojanas (30%), seguido del colorrectal (15%), pulmón (6%) y cuello de útero (6%).

El año pasado se detectaron 255 cánceres de mama en La Rioja. El programa de detección precoz revisó a 18.582 mujeres, de las que se volvió a citar a 968. De ellas, 67 tenían cáncer.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos