MALOS TIEMPOS PARA EL PORCINO

JUAN QUINTANA - LA TRILLA

Desde el 2014 el sector del porcino está funcionando en un contexto de bajos precios, no solo en nuestro país, sino en toda Europa. Es habitual que a finales de año los precios bajen, pero no tanto como en esta ocasión, debido sobre todo al crecimiento de otros mercados productores fuera de la Unión Europea, con costes de producción menores. Se trata de Brasil y Estados Unidos, quienes han metido más presión al mercado, al haber ajustado sobremanera sus costes y haber aumentado sus producciones. Otros países importadores, como China, han dirigido sus compras a estas dos grandes potencias, habiendo generado una notable caída en sus importaciones a España y, en general, a toda Europa.

Por el momento, la reducción de precios en origen no ha llegado al consumidor, si bien es cierto que de mantenerse esta situación, se abaratará la cesta de la compra. Pero no hay que olvidar que el consumo de esta carne está bajando de forma significativa en el mercado europeo. Al contrario de las tendencias en otras zonas del mundo menos desarrolladas, donde aumenta la demanda de proteína, en Europa, con una población envejecida, disminuye.

Otra circunstancia contra la que es difícil luchar, por la rapidez con la que cala en la sociedad, son las campañas contra el consumo de carne, en particular de porcino, motivadas por factores medioambientales, nutricionales o de bienestar animal. Según los últimos datos disponibles, el consumo de carne fresca de cerdo ha bajado un 3,8% entre el segundo semestre del 2016 y el primero del 2017, mientras que la de producto transformado se ha mantenido estable.

En definitiva, baja el consumo interior, bajan los precios en origen y cae la exportación, por lo que solo una caída de los costes de producción podría equilibrar el balance. Sin embargo, esta situación no se ha producido, y los costes, sobre todo el de los piensos, que es el más condicionante, se mantienen estables. A pesar de todo lo mencionado, la valoración general del 2017 aún no es negativa, aunque se prevé una muy complicada entrada en el 2018, que de mantener la tendencia actual, podría llevar a una difícil campaña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos