Luena entrega el testigo a Ocón tras una etapa «convulsa y crítica»

Ocón y Luena escenifican el relevo con un abrazo. :: sonia tercero
Ocón y Luena escenifican el relevo con un abrazo. :: sonia tercero

El líder saliente, cuya gestión fue aprobada por el 80% de delegados, afirma haber «sentado las bases para liderar La Rioja en el 2019»

J.S. LOGROÑO.

La 'etapa Luena' ya es historia del socialismo riojano. Una etapa, como él mismo reconoció ayer en el 14º Congreso Regional, «convulsa y crítica», pero que «ha sentado las bases para que el PSOE se quede en disposición de liderar La Rioja en el año 2019». Así, con cierta autocrítica, no pocas esperanzas y ninguna mención explícita a Pedro Sánchez, el ya exsecretario general entregó formalmente el testigo a Francisco Ocón, que ha sido su mano derecha desde el congreso anterior (en 2012) y ahora, tras imponerse en las recientes primarias, su sucesor en la sede de Martínez Zaporta.

Ayer en Riojafórum, ambos entraron juntos en el plenario y se fundieron en un abrazo aplaudido por los delegados. El 80% de los 174 acreditados (141) aprobaron la gestión de la ejecutiva saliente tras escuchar de César Luena un balance, en sus propias palabras, «positivo, si bien autocrítico». Positivo, argumentó, «porque el cambio se ha abierto camino en el partido y en las instituciones». Y autocrítico, por no haber ganado las elecciones. Pese a ello, habló de un partido «plenamente renovado». «Hoy el PSOE funciona como un equipo, con jerarquía y liderazgos, pero sin dependencias ni personalismos», aseguró. Habló también de una «fuerza decisiva y central» y «alternativa indiscutible» a presidir La Rioja.

Nada dijo directamente de la rivalidad con Podemos, pero sí se refirió al «paradigma de la nueva política» extendido «como un mantra sin apenas contenido real pero sí con un resultado práctico: la desaparición de las mayorías absolutas y la necesidad de articular mayorías amplias pluripartidistas para poder gobernar».

Al que sí se refirió expresamente fue al Partido Popular: «Mientras el PSOE sigue limpio de cualquier mácula -señaló-, el PP está siendo investigado por la supuesta financiación irregular de las obras de su sede en Logroño (...), mientras Sanz seguirá perseguido por su abuso de poder en el caso del chalé de Villamediana». «Hemos sido implacables con la corrupción», afirmó.

Por otro lado, el Congreso Regional del PSOE de La Rioja, como los que viene celebrando el PSOE desde el 39º Congreso Federal del pasado junio con Pedro Sánchez nuevamente al frente tras las disputas internas de los últimos meses, tiene que decidir también su nuevo proyecto y su modelo de partido. La ponencia marco, que ha recibido 133 enmiendas, será votada hoy.

A la clausura asiste este domingo José Luis Ábalos, secretario de organización del PSOE. Lo cual deja para los analistas políticos la curiosa paradoja de ver en dos días las dos manos derechas de Pedro Sánchez.

Fotos

Vídeos