El San Lorenzo puso la guinda

El grupo de montañeros que acompañó a Carlos Flores posó en la cumbre del San Lorenzo el pasado sábado. :: CLUB K-2/
El grupo de montañeros que acompañó a Carlos Flores posó en la cumbre del San Lorenzo el pasado sábado. :: CLUB K-2

Carlos Flores culmina en La Rioja su '17 cimas, 17 simas'

DIEGO MARÍN A.

Carlos Flores es un bombero de Toledo que en el 2012 inició el reto '17 cimas, 17 simas'. El proyecto personal suponía subir a los picos más altos de cada comunidad autónoma y bajar a las simas más profundas. El pasado sábado completó el proyecto en La Rioja, ascendiendo al San Lorenzo.

Antes, en diciembre del 2014, descendió a la sima del Maestro de Nestares, en El Serradero, de 900 metros de recorrido y 130 de desnivel. «Yo llevo toda la vida por la montaña, ya que nací en Béjar, y sentía la necesidad de combinar la montaña con la espeleología», explica Carlos Flores. Realmente el ascenso a los 17 picos, los más altos de cada región, era un reto ya realizado por otros montañeros, pero no la combinación con la espeleología, gracias al cual ha colaborado con el Instituto Geológico Minero para realizar un estudio sobre terremotos, colocando sismógrafos en cada una de las cavidades a las que ha descendido.

El hecho de reservar el pico San Lorenzo con sus 2.271 metros de altura, como la guinda del reto no ha sido casual. «Me pareció una montaña asequible y, de hecho, me acompañaron 35 personas, aunque hizo mal tiempo y las condiciones adversas dieron chispa y épica al ascenso», recuerda Carlos Flores. Le acompañó un grupo del Club de Montaña K-2 de Nájera, con el que había compartido su experiencia meses atrás en sus jornadas culturales. Después, en el albergue El Molino Viejo de Ezcaray, se juntaron un centenar de personas para celebrarlo. «Estoy contento y satisfecho por el viaje y por comprobar la capacidad del ser humano», declara Flores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos