Logroño cubierto... hasta el mediodía

Operarios del dispositivo de nevadas, ayer, en plena faena. :: f. d./
Operarios del dispositivo de nevadas, ayer, en plena faena. :: f. d.

La nevada se salda con más inconvenientes que incidentes en la capital, que registró mucho menos tráfico del habitualLos mayores problemas se concentraron a primera hora, durante los primeros servicios del urbano y a la entrada a los colegios y a los centros de trabajo

JAVIER CAMPOS

Logroño. «Mal día para salir a la calle», comentaba un joven al encontrarse con una pareja de ancianos que, abrigados hasta las cejas, avanzaban con paso lento pero firme tratando de pisar sobre seguro por la acera de una de las calles más céntricas de Logroño cubierta de una capa de nieve, agua y hielo. «Si no hubiésemos tenido que salir a por unas recetas a la farmacia...», acertaban a decir sin soltarse uno del brazo del otro. El temporal de nieve y frío, en lo que a la capital de La Rioja se refiere, se saldó con más inconvenientes que incidentes y especialmente hasta el mediodía.

Anunciado estaba: 'Emma' desplomó los termómetros en La Rioja a bajo cero y trajo la nieve a Logroño, cubriendo de blanco el término municipal por completo. La nevada comenzó a primera hora de la madrugada, tal y como apuntaban todas las previsiones meteorológicas, y a las 3 horas el servicio previsto por el Ayuntamiento de la capital de La Rioja pasaba de ser preventivo a operativo. Hasta cinco equipos quitanieves y ocho máquinas barredoras con cuchillas para el hielo salían a la calle.

Lo cierto es que horas antes, todavía en la noche del martes, los servicios municipales habían comenzado a esparcir sal. «A estas horas se han repartido 20.000 kilos y se sigue distribuyendo con especial atención en cruces, rotondas y zonas de mayor afluencia como los accesos a los colegios», informaba el Ayuntamiento a las 8.30 horas, cuando Logroño se convertía en un improvisado 'campo de batalla' donde la guerra a bolazos la protagonizaban los escolares que acudían a los distintos centros educativos.

Los problemas, en su mayoría, se concentraron a primera hora... de 7 a 10 de la mañana: en las primeras horas de servicio del transporte urbano -con retrasos por circulación lenta en varias líneas, incluso con la suspensión del autobús de las 8.30 horas desde El Cortijo-, y coincidiendo con la entrada a colegios y centros de trabajo -algunos semáforos dejaron de funcionar y fue la Policía Local la encargada de regular el tráfico, también presente en algunos golpes de 'chapa' por colisiones-.

A partir de las 11 horas, cuando la nieve empezó a fundirse por la lluvia -e incluso al rato salió algún rayo de sol-, la ciudad empezó a retomar su ritmo habitual. Con todo, ya desde bien temprano quedaba claro que la ciudad presentaba mucho menos tráfico del habitual. Que en San Antón, donde habitualmente y tras la apertura de negocios aparcar se antoja 'misión imposible', hubiese plazas vacías durante toda la mañana da buena idea de ello. Logroñeses precavidos que apostaron por desplazarse a pie o en el transporte público evitaron el caos. «Una buenas botas», decían quienes en pleno tránsito tomaban fotografías y vídeos desde sus teléfonos móviles. De ello dejaba testimonio algún cartero, quien añadía que el reparto se estaba llevando a cabo con normalidad -si bien al principio las motos no habían salido por precaución-.

A consecuencia de la nieve y el hielo, eso sí, hubo que desviar el tráfico en la calle Fuenmayor hacia Portillejo a las 7.15 horas, «estando en poco más de una hora restaurada por completo la circulación», según informó la Administración local. Los bomberos actuaron ya por la tarde en la avenida Pío XII por un desprendimiento en el número 2.

El Ayuntamiento de Logroño recomendó en todo momento a los logroñeses máxima precaución tanto en aceras como en calzadas; «en el tráfico rodado y los desplazamientos peatonales se debe extremar el cuidado ante la nieve que sigue cayendo y el hielo provocado por las bajas temperaturas», fue el mensaje.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos