Limpieza a fondo para volver a la normalidad

Operarios municipales y voluntarios trabajaron desde primeras horas de ayer en las labores de limpieza de la ciudad. :: m.j.z.
Operarios municipales y voluntarios trabajaron desde primeras horas de ayer en las labores de limpieza de la ciudad. :: m.j.z.

En Logroño, las labores se centraron ayer en el Campillo, muy afectado por el arrastre de tierras desde la ladera del monte Las fuertes precipitaciones del sábado no afectaron a los cultivos, pero sí a algunos caminos y accesos rurales que han quedado intransitables

ÁFRICA AZCONA* AAZCONA@DIARIOLARIOJA.COM LOGROÑO.

Las lluvias torrenciales del pasado sábado dejaron un balance de daños muy inferior al que cabría esperar por la impresionante tromba de agua que batió récords. Logroño y su entorno se recuperaban ayer con normalidad tras una jornada en la que la tormenta colapsó por unas horas carreteras y calles, y anegó amplias zonas de la ciudad.

Pese a tratarse de un fenómeno «de características extraordinarias», como lo llegó a calificar ayer Jesús Ruiz Tutor, concejal de Medio Ambiente de Logroño, no hubo que lamentar daños de gravedad ni humanos ni materiales. Tampoco los cultivos sufrieron especialmente los efectos del fuerte temporal, al menos así lo constataron ayer los sindicatos agrarios, que sí avisan, sin embargo, de daños importantes en algunas infraestructuras agrarias como caminos y accesos rurales.

En la capital las labores se centraban ayer en restablecer cuanto antes la limpieza de las calles, de forma especial en el barrio del Campillo, especialmente afectado por los deslizamientos de tierra procedentes de los montes que lo rodean. Según explicó ayer el edil de Medio Ambiente, desde la seis de la mañana efectivos de limpieza, ayudados por 25 voluntarios del servicio municipal que quisieron colaborar en las labores, se afanaron en retirar la abundante suciedad procedente del arrastre de tierra.

Los servicios municipales comenzaron las labores de limpieza a las seis de la mañana Veinticinco voluntarios se unieron a los trabajos para restablecer la normalidad en las callesLos viñedos no se han visto afectados, aunque tendrán que ser tratados contra las humedades

No obstante, como señaló, hubo afecciones en todas las zonas de la ciudad. La tarea más repetida fue la de destapar las salidas de agua obturadas, un problema que se agravó en algunos casos por el exceso de hojas secas acumuladas en los sumideros.

Ruiz Tutor destacó la buena coordinación de los servicios de emergencia que, ante una situación, «de características que no se conocían hasta ahora, al menos yo no lo he conocido como concejal, supieron reaccionar y han demostrado una capacidad de resistencia de alto nivel».

Los Bomberos, según los datos facilitados ayer por el Ayuntamiento, realizaron el sábado 26 salidas, una de ellas para intervenir en la inundación de un local de Duquesa de la Victoria, 28. Además, atendieron numerosos puntos donde se registraron charcos y de arrastres de tierra en la rotonda de Pedregales y otras zonas del norte de la ciudad.

Otras de las afectadas por la tromba de agua fue 'Casa del libro', la librería que el sábado ultimaba las obras para su próxima apertura en la calle Doctores Castroviejo de Logroño. Según fuentes de la propia empresa, el agua entró en el local y afectó a parte de las infraestructuras ya instaladas. Las mismas fuentes confiaban en que, aunque este incidente provocará un retraso en sus planes de inaugurar la tienda el próximo jueves 13, su apertura se demorará sólo unos días.

A la incesantes labor del sábado, en la que también hubo que intervenir en aceras y locales de Paseo del Prior, avenida de Colón y Calvo Sotelo, le siguió ayer una jornada tranquila en la que la actividad de los Bomberos se redujo a dos únicas salidas para retirar en un caso un árbol caído en el entorno del cementerio y, en el otro, realizar labores de saneamiento en una fachada de Somosierra.

No fueron los cultivos sino los accesos rurales y caminos de tierra, muchos anegados, los que sufrieron especialmente el impacto de unas precipitaciones que cayeron de golpe, con mucha cantidad de agua y en poco tiempo. Fuentes de Arag-Asaja señalaron, a falta de conocer más datos, que se han registrado daños en las infraestructuras agrarias, sobre todo en el entorno de Agoncillo donde el intenso temporal dejó grietas y socavones en el suelo.

La situación obligará a actuar en la limpieza de los caminos rurales y en su reparación para dejarlos transitables al paso de los camiones, sobre todo, como indicaron desde el sindicato agrario, de cara a las próximas labores agrícolas de septiembre.

Por lo que respecta a los daños agrícolas, según los datos recabados por Arag-Asaja, viñedos y árboles frutales no se han visto afectados, ni siquiera en la zona de Agoncillo y Murillo, epicentro de la tormenta, si bien en esta zona sí se han producido daños en los caminos agrícolas, algunos de los cuales han quedado intransitables.

Se trata, en cualquier caso, de un primer sondeo recabado entre agricultores del Valle de Najerilla, del Iregua y de La Rioja Baja (en algunos de cuyos municipios como Tudelilla no cayó ni una gota), pero que tendrá que ser corroborado por el parte detallado que establezcan técnicos y peritos a lo largo de los próximos días.

El sindicato UAGR-La Rioja también compartió ayer el mismo diagnóstico tras realizar una primera ronda de consultas tras las fuertes precipitaciones. Después de hablar con agricultores de las zonas del Iregua, Entrena, Albelda, Alcanadre.., el sindicato no aprecia motivos para la alarma, aunque será durante esta semana cuando este diagnóstico se podrá contrastar.

El sindicato también se refería a los daños en tierras y barrancos y no tanto a plantaciones y cultivo, ni siquiera a los viñedos que estos días empiezan a tener la uva madura. «Mientras no haya piedra, el agua es bienvenida en estas fechas para la vid», aseguraban ayer desde la entidad agraria, aunque, como explicaron, sí que habrá que actuar de inmediato para tratar los problemas de humedades. «Ahora la urgencia es realizar tratamientos preventivos de sulfato de cobre para evitar la aparición de plagas como el mildiu», explicaban sobre las próximas medidas necesarias.

Fotos

Vídeos