Los libros solidarios

Voluntarias de Cruz Roja, ayer en la sede logroñesa de la organización. :: G.R./
Voluntarias de Cruz Roja, ayer en la sede logroñesa de la organización. :: G.R.

Cruz Roja inaugura una biblioteca social para fomentar la lectura

DIEGO MARÍN A.

Yuliya Stepanyuk y Denisa Xhini son dos jóvenes de 16 años, estudiantes de 1º de Bachillerato en los institutos Sagasta y Escultor Daniel y voluntarias de Cruz Roja que han puesto en marcha el proyecto de una biblioteca social y solidaria en la sede autonómica de la entidad. De origen ucraniana la primera y albanés la segunda, las dos adolescentes desean así fomentar el hábito de lectura entre los jóvenes con los que trabaja Cruz Roja. Hasta el momento han recibido 200 libros, donados, sobre todo, por los propios voluntarios, pero están abiertos a acoger más hasta completar las estanterías de la biblioteca.

«No queremos libros ofensivos. No aceptamos los que traten sobre temas polémicos o los de política. Los que tenemos los hemos protegido con un plástico, clasificado y ordenado», explicó Yuliya Stepanyuk durante la presentación del proyecto realizada ayer. «El funcionamiento va a ser como todas las bibliotecas, para prestar libros. En principio va a funcionar todos los sábados, que es cuando nosotras estamos disponibles para ocuparnos. Más adelante haremos carnés de usuarios», expuso Denisa Xhini, añadiendo que «necesitamos donantes, así que, quienes tengan libros, estaría bien que nos los trajeran porque nos servirán de mucha ayuda».

En principio, los usuarios de esta biblioteca social serán exclusivamente «los jóvenes que participan en las actividades de Cruz Roja porque estamos empezando, pero queremos que crezca y que sirva para más personas», advirtió Denisa Xhini. La idea surgió porque las dos jóvenes son aficionadas a la lectura y señalaron que «siempre se han dado casos en la clase de mi instituto en los que, cuando nos preguntan cuál es el último libro que hemos leído, muchos responden que el que nos mandó el profesor en el curso pasado, así que queremos animar a los jóvenes a acercarse a la lectura con una biblioteca que está aquí cerca, queremos que pasen a mirar los libros, se interesen y puedan leer», describió Denisa.

«Necesitamos donantes de libros, nos servirán de mucha ayuda»

«Queremos que la nuestra sea lo más parecido posible a una biblioteca, pero hemos decidido alargar un poco el plazo de préstamo, hasta las tres semanas», subrayó Yuliya Stepanyuk. En mente ya tienen poder digitalizar el archivo de la biblioteca, conforme aumente el fondo. El horario para inscribirse en la biblioteca y para el préstamo de libros será los sábados de 11:30 a 13:30. Con la puesta en marcha de este proyecto, la Asociación Juvenil de Cruz Roja pretende facilitar el emprendimiento social a través de iniciativas liderados por su voluntariado más joven, como Yuliya y Denisa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos