Lazos que nunca se rompen

Exhibición de bailes regionales riojanos en el Centro Riojano en Santiago de Chile. :: e. sáenz/
Exhibición de bailes regionales riojanos en el Centro Riojano en Santiago de Chile. :: e. sáenz

El consejero Domínguez traslada a la colonia riojana en Chile el afecto de su tierra natal | La delegación del Gobierno riojano recibió ayer una afectuosa acogida en el icónico Estadio Español de la capital chilena

Teri Sáenz
TERI SÁENZLogroño

La presencia del Gobierno de la comunidad autónoma en Santiago de Chile con motivo de la celebración de la tercera edición de 'Futuro en Español' dejó también espacio para el saludo en primera persona del consejero de Administración Pública, Alfonso Domínguez, a una representación de los aproximadamente 4.000 riojanos y sus descendientes directos que viven en un país estrechísimamente conectado con la región. No sólo por el nutrido número de emigrantes, sino por el volumen de las relaciones comerciales entre ambos territorios pero, sobre todo, el poderoso vínculo sentimental que conecta La Rioja con Chile pese a la distancia física.

Como prueba, la intensidad y cantidad de las emociones volcadas por las decenas de asistentes a una cita celebrada en el icónico Estadio Español. Las instalaciones de más de 85.000 metros cuadrados en pleno Barrio de Las Condes de la capital chilena donde la colectividad española tiene su epicentro de reunión y esparcimiento y dentro de la cual sólo La Rioja, junto a Asturias, posee una sede propia.

En ese espacio colmado de recuerdos y referencias a la comunidad acogieron a Domínguez los integrantes de la Sociedad Benéfica de La Rioja en Santiago con su presidente, Jerónimo Sáenz Laguna, a la cabeza. Él fue el encargado, tras 60 años de estancia desde su partida como adolescente desde Villoslada de Cameros al otro lado del Atlántico, de expresar públicamente el agradecimiento por la presencia del representante del Ejecutivo de José Ignacio Ceniceros en su patria de acogida y constatar la disposición a seguir colaborando mutuamente para reforzar un sentimiento sustentado sobre raíces con el mismo acento. Sin olvidar tampoco hacer referencia al impulso que aporta la iniciativa del Grupo Vocento a través de la tercera edición de 'Futuro en Español'.

Jerónimo Sáenz, presidente de la Sociedad Benéfica de La Rioja, se mostró dispuesto a seguir estrechando la amistad Riojanos de aquí y allá rememoraron historias particulares con sabor a pisco y vino tinto

El reconocimiento de gratitud fue bidireccional por parte del titular de Administración Pública, que más allá de trasladar un mensaje de afecto desde la tierra de donde salieron en su día los más veteranos confesó los lazos personales que le unen con Chile a través de la hermana de su abuela y las cartas que décadas atrás llegaban a su casa en Arnedo, como a otras muchas de la sierra o el valle, de quienes habían emprendido un camino incierto y luego fructífero en la mayoría de los casos describiendo como eran lugares entonces remotos como Santiago, Concepción, Valparaíso, Villa del Mar... «Aquel recuerdo que ha pasado de generación en generación entre tantas familias de La Rioja sigue vivo y es nuestro compromiso que siempre continúe vigente», aseguró antes de asistir a una exhibición de bailes regionales que prologaron un ágape en el centro riojano al que se sumaron los más jóvenes confirmando la vitalidad de la entidad.

Fue el momento de abrir la espita de los recuerdos. Preguntar por los de allá e interesarse por los de acá y rememorar distendidamente historias particulares con sabor a pisco y vino tinto que son las de toda una sociedad. Como la de Lidia Madrigal, natural de Zarratón pero afincada luego en Haro que hizo las maletas hace 22 años para instalarse en Santiago. «Llegué por mi marido, que vino a participar en la construcción de una central hidroeléctrica y luego en una línea de tensión», relata.

Aquella obligación laboral mutó con el paso de los años en una relación íntima con Chile donde se asentó junto a su familia y continúan tras la jubilación. «El país nos acogió muy bien y aquí seguimos, muy felices», resume a escasos metros de su casa, ubicada precisamente en frente del Estadio Español. Una vinculación no exenta de una relativa añoranza que aplaca periódicamente regresando a su lugar de origen. «En julio volveremos unos meses a La Rioja... si deja de llover tanto y hasta de apedrear», bromea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos