El largo invierno salarial

¿Es hora de subir los salarios? Sí, según el Gobierno de España. La estadística le respalda: la mayoría de los riojanos solo cobra 36 euros más al mes que hace cinco años

María José González
MARÍA JOSÉ GONZÁLEZLogroño

No es la primera vez que la ministra de Empleo, Fátima Báñez, realiza una declaración pública para impulsar un pacto salarial entre empresas y trabajadores. Pero su último mensaje, en el que considera que «ha llegado el momento de que los salarios acompañen la recuperación del empleo» para que los hogares recobren capacidad adquisitiva, ha contrariado a la patronal, por entender que resulta una injerencia en la negociación colectiva, y ha sorprendido a los sindicatos, hartos de reclamar en su despacho del Paseo de la Castellana la derogación de las reformas laborales.

Más allá del rifirrafe que la sugerencia ministerial ha suscitado entre los agentes sociales, los datos estadísticos parecen cargar de razón la postura de Báñez. El salario bruto más frecuente en La Rioja asciende a 1.367 euros al mes, tan sólo 36 euros más del que se cobraba en el 2010, ejercicio a partir del cual las retribuciones comenzaron a caer como consecuencia de la crisis, ya que muchas empresas pactaron ajustes económicos con sus plantillas para evitar despidos y, en el peor de los casos, los temidos cierres.

Más

Según la última Encuesta Anual de Estructura Salarial publicada por el INE (el último ejercicio analizado es el 2015), el salario más común que se paga en La Rioja (contabilizadas catorce pagas) y sin practicar retenciones e impuestos, asciende a 19.136 euros, 87 euros más que en el 2014, lo que representa un ínfimo incremento interanual del 0,5%.

La Rioja es la octava comunidad en la que menos han crecido los salarios en un lustro

A priori, y pese a la discreción de la cuantía respecto a la del 2010, la estadística del INE invitaría a pensar que los trabajadores riojanos han conseguido, al menos, mantener su capacidad de compra. Error. Otro indicador que también escruta el INE lo atestigua: la inflación creció el 8,7% en ese periodo. Si las retribuciones hubieran subido en la misma medida, el salario más usual de la comunidad se situaría en los 20.800 euros brutos, esto es 1.665 euros más en el conjunto del lustro, a razón de 332 euros brutos cada año.

Y eso si se tiene en cuenta el encarecimiento de la vida en la media nacional, que es el indicador en el que se apoyan las empresas para pagar los sueldos, entre otras operaciones. Si se atendiese a la inflación registrada en La Rioja durante ese lustro, la diferencia aún hubiera sido mayor y el salario más corriente rebasaría la barrera de los 21.000 euros, ya que los precios se encarecieron en la región el 9,8%. Sólo Cataluña arrojó una ratio peor por comunidades con el 10,2%.

Además del salario más frecuente, la encuesta del INE permite analizar cuál ha sido la evolución del salario medio, es decir, el que resulta de dividir el número de trabajadores (tanto los que tienen unos ingresos superiores como los que perciben unos emolumentos inferiores) en dos partes iguales. Hay muchos más empleados con sueldos bajos que en los rangos de salarios más elevados, pero estos últimos, pese a ser menos, influyen enormemente en la estadística y, por ello, la paga media siempre resulta más alta que la más frecuente.

Tomando como referencia el salario medio, los riojanos ganan 21.757 euros brutos anuales, lo que supone un rendimiento de 719,6 euros más que hace cinco años, 51 euros al mes si se reparte esa cuantía en catorce pagas. Sin embargo, si se trasladase el encarecimiento de la vida entre el 2010 y el 2015, el sueldo medio superaría los 23.000 euros oscilando entre los 23.650 euros (si hubiera subido lo mismo que la inflación promedio nacional) y los 23.889 euros (tomando como referencia el IPC regional).

Tipos de contrato

Continuando el análisis sobre los salarios medios, la estadística del INE permite observar su comportamiento según los tipos de contrato. En ambos casos se ha registrado una subida del 1,9%, pero el importe de las cuantías varía de forma notable. Mientras el sueldo medio de los trabajadores con contratos indefinidos asciende a 22.535 euros anuales (1.609 euros al mes), el de los empleados que trabajan de forma temporal se queda en 17.305 euros (1.236 mensuales). Comparando las cifras con las del 2010 se comprueba que el pago medio para un trabajador con contrato indefinido ha crecido en 433 euros brutos anuales (30,9 euros más al mes), en tanto que el de las colocaciones con duración determinada lo ha hecho en 325 euros brutos al año, es decir, poco más de un alza de 23 euros mensuales.

La Rioja destaca por ser una de las comunidades con un mayor porcentaje de ocupados con un empleo fijo (81%). Otra cosa distinta es el escaso peso de las colocaciones indefinidas en los nuevos empleos que se van creando. Con datos del 2015 (el último año analizado por el INE en la encuesta), el 93,3% de las contrataciones que se registraban en la comunidad tenía duración determinada.

Por último, y volviendo al salario más usual, La Rioja es la octava comunidad en la que menos han crecido las retribuciones a los trabajadores, según Estadística, con una subida del 2,7%. Encabeza el escalafón Canarias, con un alza del 7%, aunque su salario (17.025 euros) es el segundo más bajo de España sólo por detrás del de Extremadura (16.837). La única comunidad en la que el sueldo más habitual se estancó es Madrid que, aun así, y con 21.308 euros es la comunidad de régimen común que arroja la mayor cifra. País Vasco (25.172 euros brutos anuales) y Navarra (22.424) arrojan los salarios más frecuentes más elevados del país: 6.036 y 3.288 euros más que La Rioja, respectivamente.

Fotos

Vídeos